#60 Confieso que compré libros

Escuchame en:

Comparte en tus redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

🎧 Escucha mi podcast aquí 👇

Hola, hola ¿cómo estás? Soy Karen Codner, periodista y escritora, te doy la bienvenida al programa #60 de Espiral, tu podcast de literatura y creatividad. Lo más importante ¡Feliz 2022! Es delicioso inaugurar el año con un programa para reflexionar sobre la compra excesiva de libros ¿existe? Hoy vas a descubrir mis 10 pecados capitales en torno al consumo de libros. Espero que me ayudes a dar una conclusión. Recuerda, la transcripción de este episodio y de todos los anteriores están siempre en mi página web www.karencodner.com y también ahí me puedes dejar tus comentarios.

En Chile la variante Ómicron aún no nos obliga a encerrarnos, ¿en tu país? No sé cómo va a ser en unos meses más. Prefiero no pensar sobre ello además de qué me sirve.  

Recuento personal

Me escribió José Fliman, nada más y nada menos que el flamante ganador del premio del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio en la categoría de “Mejor publicación 2020” en el género cuentos. No solo eso, José -además es dueño de un restaurante ícono en Santiago, El Huerto, uno que marcó mi juventud y que sigue siendo un referente en comida vegetariana en pleno sector de Providencia- obtuvo el primer puesto en un concurso de la Municipalidad de Vitacura para adultos mayores de 60. José, si me estás escuchando ¡un abrazo grande y sigue escribiendo! Ahora que lo recuerdo en el 2018 escribí sobre este icónico restaurante, si quieres leerlo puedes encontrar el posteo en mi blog con el título “Lecturas pendientes”.

José Fliman, escritor y dueño del reconocido restaurant «El huerto»
«Balneario», primera publicación de José Fliman

Ya tengo los ganadores y ganadoras del “Cuaderno de escritura” y estuvo difícil la elección, dejaron más de de 50 comentarios, en Instagram y Facebook ¡Gracias!

En Facebook Cora Herrera comentó: “Sería un excelente regalo para trabajar con mi hija (del espectro autista), para que se ejercite y vuelva a escribir, en el Colegio aprendió, pero solo pudo estar ahí hasta los 26 años, y le gusta leer, solo escribe con letra de imprenta. Estaría muy agradecida”. En Instagram Marion Kraemer, espero decir bien el apellido, fue una de las ganadoras: “Tengo tres historias en la cabeza y de hecho en las noches vivo en ellas pero no tengo la disciplina para plasmarlas ¡Temo que un tiempo después empalidezcan y se vayan! Así que tengo fe que tu publicación llegue a mi vida en el momento justo”. Bueno y así fue, el “Cuadernos de escritura” ya viajó hacia su hogar. Gloria González con 75 años comentó: “Quiero ganar y soltar mi mano. Me serviría mucho  para agilizar mi memoria y me serviría mucho. Quiero participar”. Por último el más joven de los galardonados es un chico de 12 años y me contó “siempre he querido escribir, pero tengo miedo de arrepentirme luego de plasmar mis ideas en el papel. Este libro podría darme confianza y podría ayudarme a vencer mi vergüenza”.

Hace dos semanas fue la última sesión del ciclo “Mamma Mía” donde durante un semestre completo, desde septiembre leímos ocho libros. Terminamos el ciclo con el amigo enemigo y qué manera de reírnos y disfrutar. Este miércoles dictaré una sesión especial sobre el libro “Mi madre” de Yasushi Inoue y los 12 cupos se agotaron en una semana.

Los dos programas con la entrevista a Julia Navarro han tenido una acogida increíble. Ella es un fenómeno y sigo maravillada de haberla tenido en Espiral. Julia Hamor el mismo día que salió el primer programa me escribió a mi correo karen@karencodner.com: “Me encantó mi tocaya. Una mujer madura en todo el sentido de la palabra. Merece todo mi respeto no solo como escritora sino que también como SER HUMANO! ¡Gracias por compartir conmigo la entrevista! Looking forward con la segunda parte!”.

Ivonne Haddad comentó en Instagram: “Me encantó escucharla. Mañana escucharé la segunda parte. A mí me falta leer de esta excelente escritura española su primera novela ´La biblia de barro´”. Cadenetas del Sur escribió: “Felicitaciones, muy buena entrevista, me entretuve mucho”. Y mi querida amiga Verónica Waissbluth (y una de las auditoras que tuvo la oportunidad de hacerle una pregunta a Julia Navarro) dijo: “Bravo, cobraremos la comida cuando nos encontremos en Buenos Aires”.

Escucha la primera parte de la entrevista a Julia Navarro
Escucha la segunda parte de la entrevista a Julia Navarro

En dos semanas más tendré otra invitada de lujo, también española y también súper ventas: Irene Vallejo, una escritora que ha revolucionado el mundo editorial con su ensayo “El infinito en el junco”.

Mi próxima invitada de lujo, Irene Vallejos

Ahora vamos con el programa 60, el primero de este 2022:

Buenos Aires queda cerca de Santiago pero parece que ese no es un motivo para que la visite muy a menudo. Creo que la última vez que fui fue hace cinco años. Pero hace muy poco viajé junto con el equipo de Memoria Viva a conocer el trabajo que desarrollan en Shoá (Holocausto) diversas instituciones en la capital Argentina. Y bueno, pensé, si ya estoy ahí  ¿cómo no iba a darme una vuelta por las librerías? Es casi imposible no hacerlo. Dudo que mi “consumo” de libros haya sido racional. ¿Es un pecado capital el consumismo de libros? O bien ¿el libro como artefacto de cultura y de saber tiene otro estatus? Tengo serias dudas sobre ello, pues ¿cuál es el sentido de comprar tantos si es casi imposible que los lea en un período prudente de tiempo?  Ya he leído tres de los que me traje: “La dependienta “de Sakura Murata , “El nadador en el mar secreto” de William Kotzwinkle y casi listo “Luz negra” de María Gainza.

«La luz negra»
María Gainza

«La dependienta»
Sayaka Murata
«El nadador en el mar secreto»
William Kotzwinkle

Todo comenzó con mi maleta más vacía que nunca. Sabía que en la tierra de Gardel iba encontrar publicaciones difíciles de conseguir en Chile (además de ser más baratos). En la primera parada en la calle Corrientes me controlé, solo compré seis. Al día siguiente en “El Ateneo” -librería preciosa en la que antiguamente funcionaba el teatro “Splendid”- estuve un par de horas y fui sumando a la pila más y más libros. Para el final dejé mi preferida: Eterna Cadencia, una pequeña librería de nicho en el barrio Palermo donde eligen con “pinzas” los títulos que venden. Además tiene un café precioso. Sin presión comencé a “vitrinear” por los mesones, pregunté por teoría literaria, después vinieron los rusos, rápidamente me fui a Latinoamérica y ¿por qué dejar de visitar los franceses y los de la editorial Periférica e Impedimenta? Y obvio, lo que publica la editorial Eterna Cadencia, es maravilloso.

«Eterna Cadencia», mi librería favorita de Buenos Aires

Te dejo el decálogo de mis pecados librescos al estilo Tsundoku  (que proviene de la unión de los términos tsunde oku (積んでおく), que significa empacar cosas listas y dejarlas para más tarde, y dokusho (読書), lectura de libros):

  1. Confieso que no hice un balance de cuántos libros adquirí ya sea por vergüenza o por la  conciencia.
  2. Confieso que tuve que comprar una segunda maleta de mano.
  3. Confieso que tuve que distribuir libros en maletas prestadas para no pagar sobrepeso.
  4. Confieso que compré demasiados libros.
  5. Confieso que estoy feliz y espero leer mucho el 2022 y maravillarme con mis libros.
  6. Confieso que es matemáticamente imposible leerlos todos en un período de tiempo cercano.
  7. Confieso que me gustan y fui feliz en esas estanterías.
  8. Confieso el exceso. 
  9. Confieso que habría comprado varios más.
  10. Confieso que leo y a veces no leo.

  Con esta confesiones me despido, nos vemos en dos semanas más con la entrevista a Irene Vallejos, escritora súper ventas con su ensayo sobre la historia de los libros “El infinito en el junco”. No te olvides, si quieres estar al día de mis novedades te invito a suscribirte al boletín que envío todos los lunes.

Cuéntame ¿tienes algún placer culpable? Tú ya conociste los míos.

Lee. Escribe. Crea.

Feliz 2022.

Karen.