Boletín #61 «Y el tiempo pasa»

Querid@ amig@:

            Cuando recibas este boletín estaré aterrizando en Boston, porque junto a mi marido y mis dos hijas visitaremos a mi hijo que estudia en esa ciudad. ¿Sabías que yo también viví allí? Mi marido fue a estudiar un MBA y nada más ni nada menos que me convertí en mamá en este lugar. Mi hijo mayor es un bostoniano, y por uno u otro motivo he vuelto a esa ciudad cada tanto y ahora qué mejor e ¡ir a conocer cómo vive Simón!

En unos días más comienza Pesaj, es decir, la fiesta de la libertad. Los judíos cada año -siempre coincide con Semana Santa- nos sentamos a la mesa a celebrarla, con una serie de rezos y es mandatorio comer matza, o sea, lo que se conoce como pan ázimo. Básicamente y en términos muy, muy sencillos, es una galleta que casi no tiene sabor, ¿Qué la diferencia del pan? El tiempo de cocción porque los ingredientes en su base son similares a lo que ocuparíamos para hacer pan. La galleta solo está 18 minutos en el horno y no lleva levadura. El factor tiempo se convierte en un aspecto fundamental de la vida, esa frase celebre que existe un tiempo preciso para cada cosa.

Matza es un alimento que comemos los judíos durante Pesaj

Y pensando sobre el tiempo, encontré este maravilloso poema de Mario Benedetti “Tiempo sin tiempo”:
 
Preciso tiempo necesito ese tiempo
que otros dejan abandonado
porque les sobra o ya no saben
que hacer con él
tiempo
en blanco
en rojo
en verde
hasta en castaño oscuro
no me importa el color
cándido tiempo
que yo no puedo abrir
y cerrar
como una puerta
tiempo para mirar un árbol un farol
para andar por el filo del descanso
para pensar qué bien hoy es invierno
para morir un poco
y nacer enseguida
y para darme cuenta
y para darme cuerda
preciso tiempo el necesario para
chapotear unas horas en la vida
y para investigar por qué estoy triste
y acostumbrarme a mi esqueleto antiguo
 
tiempo para esconderme
en el canto de un gallo
y para reaparecer
en un relincho
y para estar al día
para estar a la noche
tiempo sin recato y sin reloj
vale decir preciso
o sea necesito
digamos me hace falta
tiempo sin tiempo

Además si quieres escucharlo leyendo otro poema sobre el tiempo, te recomiendo escucharlo con los ojos cerrados leyendo “Mientras el tiempo diga todavía” en este link. Recordé con esto la película Casablanca y este episodio famoso (y hermoso) sobre el tiempo “A Times Goes by” o “El tiempo pasa”, puedes verlo aquí.

Escucha a Benedetti leyendo el poema “Mientras el tiempo diga todavía”
Escena de la clásica película «Casablanca»

¡Gracias, gracias! A todos los que me escribieron por la columna que publiqué en suburbano.net y que luego convertí en un episodio de Espiral.   

Espero que hayas disfrutado este boletín sobre el tiempo ¿qué haces con el tuyo? cuéntame. 

La próxima entrevista en Espiral será con Alejandra Costamagna, escritora chilena y finalista del Premio Premio Herralde de Novela 2018 y ganadora del premio Anna Seghers (2008).

Alejandra Costamagna es la próxima invitada de Espiral

Lee. Escribe. Crea.
Karen.

Facebook
Twitter
LinkedIn