Boletín #59 ¿Qué podemos aprender de la literatura clásica rusa?

Para personas que desean una vida plena y pausada. Suscríbete para recibirlo todos los domingos.

Querid@ amig@:

      No tengo dónde esconderme pues la mitad de marzo ha sido la mitad de un mes intenso y lleno de acontecimientos. Por una parte tenemos la guerra entre Rusia y Ucrania, en Chile el viernes asumió un nuevo presidente, Gabriel Boric y en términos personales, mi hija no pudo regresar del viaje de estudios porque se contagió con el Covid (ella está bien, solo que debió extender mucho la estadía en Israel). Además remodelé mi cocina y por ende, hay polvo y caos en ella. Conclusión: intensidad y polvadera al máximo.

Por otra parte estoy muy, muy contenta, este miércoles comenzará el taller de lectura de “Los rusos” (todavía quedan dos cupos, si te quieres incribir).   Pero también estoy un poco nerviosa porque enseñar literatura rusa siempre es un desafío y más aún si se desarrolla bajo el conflicto que hoy estamos presenciando. Lo vivo como una responsabilidad y de verdad, espero no desilusionar a los inscritos.

Hoy comparto información que he ido descubriendo:

  1. Los antecedentes del imperio ruso se remontan al siglo X alrededor de la ciudad de Kiev (hoy capital de Ucrania). En ese siglo los eslavos estaban en búsqueda de una nueva religión y con la conversión del rey Vladimir al cristianismo se dio la oportunidad perfecta para adoptarla.
  2. Cuando la influencia de Kiev decae surge un nuevo polo y centro: Moscú. (S.XVI).
  3. El uso de los patronímicos va en disminución. ¿Qué es un patronímico? Es cuando se utiliza el nombre del padre para referirse a alguien. En el caso de los hombres es con una terminación ich o ivich y en el de las mujeres, ovni o evna. Un ejemploes Fiódor Mikhailovich Dostoevsky (Teodoro, hijo de Michael) y Ana Arkad’evna Karenina (Ana hija de Arkadii). Esto me recuerda que en la religión judía sucede algo similar. Por ejemplo, yo soy Keren ben Yosef (Karen hija de José) y Keren bat Penina (Karen hija de Penina).
  4. Algunos de los mayores exponentes de la literatura clásica rusa son:
  • Pushkin conocido como “El hijo del sol”.
  • Gógol se lo identifica como grotesco y con gran sentido del humor.
  • Dostoevsky logró retratar magistralmente la naturaleza humana, con sus pasiones y bajezas.
  • Tolstói es un gran autor que tenía una enorme facilidad para crear personajes inolvidables.
  • Turguénev siempre estuvo en conflicto constante entre ser liberal y conservador.
  • Chèjov fue generador de cientos de cuentos y obras de teatro que marcan hasta hoy la escena dramática.

5. La denominación de Zar proviene del latín César.

Aleksandr Pushkin
Nikolái Gógol
Fiódor Dostoyevski
León Tolstói
Iván Turguénev
Antón Chéjov

Espero que esta información te sea útil y amplíe tus conocimientos sobre una región tan convulsionada. Por el momento, me quedo con lo que me escribió Thomas P. Hodge, un profesor de literatura rusa de la Universidad de Wellesley: “Mientras la pesadilla de la guerra de Putin sigue desarrollándose en Ucrania, nosotros debemos hacer todo lo que podamos para ofrecer a los estudiantes perspectivas que los iluminen incorporando los clásicos rusos. Yo enseño hace un curso casi idéntico al tuyo. Creo que el mejor comentario y análisis de lo que sucede lo encontramos en Tolstoi, uno de los más persuasivos pacifistas. En ´La guerra y la paz´ vemos cómo se denuncia la guerra y especialmente el tipo de guerra que es impulsada por líderes como Putin, cuya semejanza con el Napoleón de Tolstoi es de temer”.
 
Querid@ amig@, para eso leemos, para encontrar en el ayer las claves de hoy.

Lee. Escribe. Crea.
Karen.

Facebook
Twitter
LinkedIn