Boletín #44 ¿Existe realmente la «fórmula de la felicidad?


Querid@ amig@:

Hoy quiero hablar sobre algo sencillo en palabra y difícil en la practica: la felicidad. Los días invernales no son el mejor aliciente para sentirnos felices y menos con el Covid- 19. Cuesta entender que en otras latitudes sea todo tan diferente. Por ejemplo, mi hijo mayor vive en Estados Unidos y allá la realidad es otra. En Vermont, que es un estado al norte, muy  cerca de Canadá, ya no es mandatorio ocupar mascarilla y se vive un ambiente bastante más relajado. Cualquiera que esté con las dos dosis de la vacuna tiene la libertad de decidir qué hacer. Algo muy diferente de lo que estamos viviendo en Chile, ¿no crees?. 

Me he preguntado estos últimos días ¿qué hacer? ¿cómo ocupamos nuestro tiempo? ¿de qué depende el uso que le damos? ¿qué me hace feliz? ¿lavo la ropa o veo una serie? ¿salgo a correr o me quedo durmiendo? ¿cocino para hoy o para toda la semana? ¿elijo el deber ser o lo que me da felicidad? Te pregunto ¿sabes lo que te hace feliz? ¿lo que te entrega paz? 

En este sentido Epicuro, que nació en el 342 A.C, fue un filósofo griego que postuló que la felicidad está vinculada con la libertad y la ausencia de inquietudes mentales y dolor físico. Para los zen o budistas, es rescatar el presente pero siempre con vista a lo absoluto. Para los judíos es contentarse lo que uno tiene, saber que eso es exactamente lo que necesitas, ni más ni menos. 

Descubrí en la revista The Atlantic una serie de reportajes sobre la felicidad muy, muy buenos. Allí se propone que la búsqueda de la felicidad es un derecho -y esta pregunta que ha preocupado a filósofos, científicos, artistas además de generar una enorme industria de autoayuda- sigue siendo una inquietud que nos preocupa a la mayoría. Además en el mismo sitio de la revista The Atlantic hay varios vídeos sobre este tema y todos concluyen algo vital: los vínculos son uno de los pilares para alcanzar una vida más plena. En estos episodios podrás escuchar y ver a a personas relatando sus experiencias sobre las relaciones y la felicidad, el valor de la espiritualidad y de las redes sociales, cómo nos afecta la tecnología y obvio, cómo un año de aislamiento ha afectado de manera radical nuestra comprensión sobre el disfrute y lo que nos hace plenos, es decir, felices. 

       Además te sugiero escuchar dos podcast sobre el tema. El primero es “Ten percent happier” , lo conduce Dan Harris, conductor de noticias de ABCquien tuvo un ataque de pánico en vivo mientras conducía el famoso programa “Buenos días América” en Estados Unidos, y desde ese momento decidió probar algo diferente, algo que siempre consideró ridículo: la meditación. Escribió el libro “10% Happier» o “10% más feliz” y se convirtió en un best seller. En este programa explora la idea de la felicidad, lo que sea que esta signifique, desde todos los puntos de vista. El segundo podcast que te recomiendo es “Happier” que conduce Gretchen Rubin, ella también escribió un libro que se volvió best seller, que entrega consejos prácticos sobre la felicidad, buenos hábitos para vivir la vida. Rubin, en el podcast “Happier” cuenta por ejemplo, que la angustia del día domingo está ligada a nuestra concepción occidental de cómo organizamos la semana. Por ejemplo los Ju/´hoansihombres del Bush, un pueblo en África, viven con lo necesario y no tienen esta división del tiempo tan estructurada, es decir, no existen sábados ni domingos, para ellos todos los días son importantes para poder subsistir. Por ende, el tiempo lo miden distinto, no bajo la lupa  occidental. 

Pero si tengo que elegir una postura sobre la felicidad me quedo con lo que encontré en el sitio de judaísmo https://www.aishlatino.com/e/48c/Camino-27-Felicidad.html . El rabino Noah Weinberg explica que todos tenemos la capacidad de ser felices pero nos faltan las herramientas para alcanzarla. Y postula algo que a nosotros nos cuesta comprender: la felicidad es un estado mental y no se vincula con un estado físico. Aquí algunas de sus reflexiones: 

  •        La felicidad es una energía y nos da la fuerza para vivir. 
  • Enfócate en lo que te da felicidad y no lo que te hace miserable. 
  • La felicidad no es un objetivo en sí misma sino un medio para alcanzar tu potencial. 
  • ¿Quiénes son felices? Los que son más optimistas y cuentan con objetivos precisos. 
  • Alcanzar la felicidad depende de ti, independiente de tu estado actual. 
  • Para ser feliz hay que tener disciplina y mucha resistencia para el trabajo persistente y duro. 
  • La felicidad se crea, se recrea, se hace. 

Ahora voy al ámbito personal ¿que hago yo para sentirme un poco más feliz?: 

1. Ser agradecida, una época escribía a diario cinco cosas que valoraba, desde el agua caliente  hasta tener sal en la cocina. 

2. Ir a la naturaleza, eso es mágico, automáticamente me vuelve la energía. 

3. Leer cuando necesito tranquilizarme. 

4. Tomas té y comer un pedazo de chocolate. 

5. Abrazos con mi familia, ¿te pasa eso? 

6. Participar en cualquier tipo de ayuda comunitaria, ya sea con cosas sencillas como mandando comida a una familia que lo necesita o donando ropa. 

7. Juntarme con una amiga a conversar. 

8. Creer en algo mayor, superior, para mí es Dios (pero que para otros es el poder de la naturaleza,  de la tierra u otros). 

9. Dar regalos, por ejemplo, regalar pan, velas, cualquier gesto. 

10. Dormir cuando me siento cansada, darme un baño de tina, preocuparme de mí. 

11. Y algo nuevo y fresco que acabo de descubrir: permitirme ser imperfecta, por ejemplo y muy concreto, pinté un cuadro a mano alzada digno de ser basura, pero que para mí significó cumplir un sueño de larga data y me sentí feliz. 

Si se trata de libros, te dejo este que simplemente se llama “Happiness is…500 things to be happy about” o “La felicidad es…500 cosas para sentirse feliz ” de Lisa Swerling y Ralph Lazar. Me lo regalaron unas amigas en un momento que andaba media triste. Justamente rescata los momentos de mayor simpleza que son la base para sentir la felicidad. Además el libro está ilustrado por Lisa Swerling, una famosa ilustradora del New York Times y propone que puedes disfrutar de cosas inspiradoras como mirar el océano, arreglar algo, y mucho más cada día. 

Estoy agradecida: Una amiga me corrigió mi tejido a crochet y lo volvió a empezar. Ahora ya estoy bien encaminada. 

      Algo que aprendí: Un concepto que se nombra en el libro “La hija única” de Guadalupe Nettel y es “parasitismo de puesta”, esto se refiere a cuando ciertas aves dejan sus huevos en nidos que no les pertenecen para que sus creías sean cuidadas en comunidad. Algo así como “quiero ser mamá” pero estoy incapacitada para criarlo, por ende, la solución es que otros te apoyen. 

Cuéntame, ¿qué te hace feliz? 

      Lee. Escribe. Crea.

      Karen.   


Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn