Boletín #31 Poesía y humor con Alejandro Zambra

Querido amig@: 

Algo me pasa porque los días se me están haciendo muy cortos para todo lo que tengo que hacer. He aprendido a aceptar que es bueno dejar pendientes en la lista, pero reconozco que me cuesta. Hay personas que son capaces de dejar de responder correos electrónicos por días y días, pero debo admitir que a mi personalidad le juega en contra esa forma de actuar. Para qué decir los Whatsapp. Soy a veces un poco obsesiva al contestar. 

Ese estado de pendientes me genera un desorden mental, la sensación de no ir cerrando temas me ponen nerviosa. Hago listas en mi agenda, que es de papel, o escribo lo que tengo que resolver al día siguiente en un post it. Hablando de agenda de papel —yo sé que son pocos los que aún mantenemos la costumbre de lo físico— me acabo de comprar la mía para el 2021. Desde el año pasado descubrí una tienda inglesa que me encanta y la agenda me acomoda mucho. Si quieren darse un gusto mirando cosas lindas se las recomiendo, se llama Smythson

Mi agenda para este 2020.

En otro tema estoy con una crisis: ¡No quería que se terminara! ¡Así de simple! Estoy triste porque finalicé la serie que está causando furor,  “The Queen’s Gambit” que en español se llama “Gambito de reina”, la encuentras en Netflix. La serie cuenta las aventuras y desventuras de Elizabeth Harmon, Beth, una niña huérfana prodigio que se convierte en una estrella global del ajedrez. No importa si no juegas ajedrez, lo que te va a cautivar es el guión y la trama, además que la actuación de Anya Taylor Joy es insuperable. 

Encontré muy interesante este artículo escrito por Naief Yehya (lo encuentras en Twitter como @nyehya) que apareció en La Razón de México que habla específicamente sobre el ajedrez y la estructura de la serie. Ojo, la serie está basada en un libro que se llama The Queen’s Gambit de Walter Tevis y sí, está en español, lo publicó Ediciones Marelle. En el podcast de Joanna Penn ella opina que los escritores deberíamos leerla porque está muy bien escrita y es un aporte. Ah, y según lo que reportearon los de Canal 13 es la serie más vista en octubre. Desgraciadamente tiene una sola temporada, pero me motivó a intentar aprender ajedrez. O sea, en mi casa mis hijos y mi marido son muy buenos, tienen una aplicación que juegan con otros participantes alrededor del mundo y bueno, hace un par de sábados mi marido me dio mi primera clase. Obviamente quedé agotada, pero por algo se empieza, y ya tengo en mi teléfono la aplicación que se llama Chess.com.

Algo que me tiene feliz es que me inscribí en un taller con Alan Pauls. Sí, el mismo escritor argentino que entrevisté en el episodio 26. Cualquier persona se puede inscribir en los talleres que están ofreciendo Talleres de Bolsillo. Con Pauls son tres sesiones, el jueves fue la segunda. Éramos cincuenta y dos asistentes y entre los que vi, y que estaban sin cámara reconocí a la escritora chilena Carla Guelfenbein —la primera entrevistada de Celular, un llamado a la creatividad—, la escritora Montserrat Martorell, y la escritora Florencia Eluchans, que acaba de lanzar su segunda novela por editorial Planeta

Un Taller de Bolsillo junto a Alan Pauls.

Hoy estoy agradecida de haber entrevistado a Marcos Alvo, uno de los cabecillas de la empresa de Marketing The Cow Company que acaba de lanzar su primera novela, otra que te recomiendo, Mi abuela estuvo en Auschwitz. Si quieres ver la entrevista anda al Facebook de Memoria Viva

Algo que aprendí esta semana es que la palabra en inglés “spoiler”, que no tiene símil en español, proviene de “spoil” que en inglés literalmente significa “echar a perder”. 

Como ves, te tenía hartas novedades. ¿Crees que a alguien le puede interesar este boletín? ¡Reenvía este boletín para que se suscriba!

Ah, casi se me olvida: te dejo la segunda parte de mi entrevista con el escritor Alejandro Zambra que actualmente vive en México. Me gustó esta respuesta de él sobre la poesía: «Yo creo que no hay tantas diferencias entre la narrativa y la poesía, entonces, el problema de cuando se habla tan en general es que pareciera esencializarse, ‘la poesía’, ‘la narrativa’, cuando en realidad hay doscientos mil tipos de poesía y cinco millones de tipos de narrativa». 

¡Cuéntame tus novedades! Responde este correo y conversemos.

Escribe. Crea. Lee.

Karen

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn