#6 Llamada Celular a María José Navia

Escuchame en:

Comparte en tus redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

En la 3ra entrevista Celular, Karen Codner conversa con Maria Jose Navia escritora chilena y autora de Kintusgi y de Lugar entre otros títulos. María José además es profesora de literatura en la Universidad Católica. Sin duda una conversación amena en que se profundiza sobre el arte de escribir y la lectura. Y ¡claro! La entrevista de Karen Codner con sus preguntas de Celular.

Hola, hola ¿Cómo están? Grabo este 6to episodio una hermosa tarde de lunes aquí en Santiago, el 9 de diciembre de 2019. Este capítulo de Celular: una llamada a la creatividad tenemos a la tercera entrevistada del programa, la escritora chilena Maria Jose Navia. Que además de ser una voraz lectora es una gran escritora chilena. Ella es doctora en Literatura y Estudios Culturales en la Universidad de Georgetown en Estados Unidos. Además de escritora, María José hace clases en la Facultad de Letras de la Universidad Católica y fue colaborado del podcast de Siempre es hoy.

Mi gran novedad de esta semana es que por fin, por fin lancé la nueva página web. Allí pueden encontrar todos los episodios de Celular además de los posteos que hago semanales. Y va con un agregado: ejercicios para comenzar a escribir. Llevo hartos meses analizando y mejorando la página. Espero que les gusté. Dejen algún comentario, escríbanme para saber sus opiniones. Como lo hizo Ana María del Río comentando el posteo de la semana pasada que le había gustado mucho la opinión/reseña de Qué Vergüenza de Paulina Flores. Lo mismo dice Francisca Jiménez “agradezco el trabajo que haces”.

¿Cuál libro de ella les recomiendo? Todos. Son magistrales. Kintsugi funciona como varios cuentos que tienen en común y lo que une a estos relatos es cómo interrumpe la tecnología en la vida de los personajes. Pero lo más interesante son los lazos trizados ya sea en la pareja, en la familia, en uno mismo. De ahí el nombre del libro que en japonés es el arte de reparar sin esconder las cicatrices. Tal como lo dice Cristina Rivera Garza:

“El ruido de la navaja cuando corta el papel es sutil y feroz a la vez: nos mantiene en alerta, nos encina la piel. Juro que así son los cuentos de María José Navia ”

— CRISTINA RIVERA GARZA

Este libro lo publicó la editorial Kindberg el 2018. Hace pocos días leí el libro de cuentos Lugar. Más que leerlo de manera tradicional, lo hice en audiolibro. ¡Qué experiencia! No quería que se acabara. Los relatos que ahí narra la misma María José nos conducen a vidas cotidianas, de cosas sencillas que son universales. El lenguaje directo y preciso, sin grandes adjetivos ni vocabulario rimbombante nos permite conectarnos con situaciones que una gran parte de nosotros hemos vivido.

En la entrevista de hoy, la sexta de Celular: un llamado a la creatividad, conocemos de cerca a la escritora. No solo sus gustos, sino que su aproximación al proceso creativo y cómo a partir de su misma limitación de ser impaciente nace su propuesta narrativa.

–KC: Hola María José ¿Qué te estoy interrumpiendo?

MJ: Nada! Te estaba esperando.

KC: Tengo una duda.. ¿Te dicen Jose, María José o Cote?

MJ: (se ríe) Todas, todas las anteriores y más, Y más.

KC: ¿y cómo te gusta que te digan?

MJ: Me da lo mismo. Osea es que tengo.. Hay personas que me dicen Cote, Coté, Jose, MJ me dicen, MJEY me decían cuando vivía en Estados Unidos. Entonces como que tengo… Majo me han dicho.

KC: Ya perfecto

MJ: Como que estoy acostumbrada a que tengo como distintas alter egos. Como dependiendo de la persona que me habla, pero me siento cómoda con cualquiera, me da igual.

KC: Ya. Vamos a empezar con nuestro.. nuestra Entrevista al estilo Karen digamos, que son preguntas cortitas como yo te había dicho.

MJ: perfecto

KC: ¿Cual es tu idea de la felicidad?

MJ: Mi idea de la felicidad es poder dedicarme a lo que yo quiero, y rodeada de las personas que yo quiero. Y estoy justo ahí, así que estoy contenta.

KC: ¡Bien! Y ¿tu mayor miedo?

MJ: Mi mayor miedo… (pausa) Creo que me da miedo decirlo de hecho (se ríe) Como que siento que a veces cuando uno dice las cosas las llama. Entonces las cosas que me dan mucho miedo, me da miedo decirlas y me da miedo escribirlas también. O sea hay temas que yo no escribo en mis libros por ejemplo, porque me dan miedo.

KC: ¿Cuáles?

MJ: No los escribo, no los digo, no los nada.

KC: ¿Es todo lo que no se lee en los libros? ¿O nos imaginamos?

MJ: no no todo, pero hay cosas que me dan miedo porque me ha pasado que he escrito cosas que después han pasado en la vida real. Entonces como que siento, no creo que sea una bruja pero siento que a veces uno llama las cosas, no sé. Entonces prefiero como ni siquiera nombrarlas para que ni siquiera se puedan acercar, eso me pasa.

KC: Emm, ¿lo que más te carga de ti misma?

MJ:De mi misma, la inseguridad.

KC:¿De los demás?

MJ: De los demás, como el, el enjuiciar muy rápidamente a otra persona. Cuando las personas son muy rápidas en no sé, alguien dice algo y dicen ay ella es tonta o ella es frívola. Cuando alguien es muy rápida en hacerse juicios, sin conocer. Eso me molesta mucho.

KC: ¿A qué escritor vivo admiras? hombre.

MJ: A Rodrigo Fresán. Esa es siempre la más fácil (riendo un poco).

KC: ¿Muerto?

MJ: Muerto… Muerto. A Juan Rulfo.

KC: ¿Y una mujer? Viva

MJ: Mujer viva, Emmm me gusta mucho las grandes cuentistas norteamericanas, así que admiro mucho a Joy Williams, a Elizabeth Strout que hablamos la otra vez, emm a Deborah Eisenberg. Muchas escritoras ahí, sobre todo grandes cuentistas norteamericanas.

KC: Hoy en la mañana, ¿qué desayunaste?

MJ: Me faltó, la muerta es Virginia Woolf.

KC: Ahh, y hoy en la mañana, ¿qué desayunaste?

MJ: Lo que desayuno todos los días, café y yo tomo como yogurt griego light con cereales y como hojuelas integrales y frambuesas. O arándanos. Eso es como el..

KC:Y oye, ¿agenda de papel, electrónica o ninguna?

MJ: De papel. Y siempre. No soy nadie sin mi agenda. No me acuerdo de nada. Como si se me pierde la agenda, no sé que tengo que hacer hoy día, mañana, pasado. Muy importante.

KC: Y ¿compras todos los años la misma agenda? ¿o no?

MJ: Ahora sí. Como que estuve un tiempo. Siempre me gustaba, me gusta que sean chiquititas y que las pueda llevar en la cartera, y que salga toda la semana, como a la vista es toda la semana. Y como que fui variando hasta que llegué a las Moleskin, las que el tamaño es chiquitito, no el tamaño típico, sino el como libretita chiquitita y que es como una, que se ve toda una semana y al lado hay como una hojita para anotar. Entonces voy comprando del año pasado.. este año tenía la de como de Snoopy, el próximo año encontré la de Alicia en el país de las maravillas. El monito que esté dando vueltas, en ese formato.

KC: ¿Cual es tu mayor vicio?

MJ: Leer (se rie).

KC: ¿Cuándo mientes?

MJ: Cuando tengo miedo.

Sin los libros no soy nadie dice María José Navia

KC: ¿Quién ha sido la mayor influencia en tu vida?

MJ: ¿así como personal? No literaria digamos, emm mis abuelos. Mi abuelo paterno y mi abuela materna. Que eran los que me hicieron leer. Los que me regalaban libros. Yo vengo de una familia, mi familia cercana; mis papás, mis hermanos, nadie lee, a nadie le gusta leer, en mi casa no habían libros, cuando yo era chica. Entonces eran mis abuelos, estos dos abuelos, mi abuela materna y mi abuelo paterno, los que me regalaban libros pal cumpleaños, los que leían, mi abuelo sobre todo, entonces como que ellos fueron los que me trajeron los libros y sin los libros no soy nadie, así que a ellos les debo todo.

KC: María José, ¿Ayer te sentiste feliz cuando…?

MJ: Cuando llegué a la casa después de un día de trámites varios y con mi marido vimos una película.

KC: ¿Cuál película viste? ¿nono cuál?

MJ: Vimos the Marriage Story, una nueva que está ahí en Netflix.

KC: ¿Y te gustó?

MJ: Pensé que me iba a gustar más, es como el tipo de película que me debería haber como volado la cabeza, y me gustó simplemente. Pero me gustó como, como que fue un fin de semana que hicimos muchas cosas, fue como el minuto de como de bajar las revoluciones, de sentarse a comer algo rico, ver una película, y sí. Fue un momento feliz.

KC: ¡Un buen panorama!

MJ:¡ un buen panorama sí!

KC: Antes de acostarte, siempre…

MJ: Leo (se ríe)

KC: Y antes de escribir, necesitas…

MJ: No no tengo nada, ninguna maña ahí. Una idea. Necesito una primera línea en verdad.

KC: Y ¿cómo es un día típico en el día de la Cote, Jose, MJ, María?

MJ: Ehh depende del día… Yo soy profesora de universidad, soy profesora de la Católica, entonces nada, hay días que estoy en la universidad todo el día, que me toca hacer clases. Emm y después llegó en la tarde y en la tarde trato de escribir y leer mis cosas. y hay veces en que son días más tranquilos en que estoy en la casa trabajando todo el día, escribiendo. Varía, por temporadas. No tengo como un día tipo, la verdad.

KC: ¿Cuál de todos tus libros es el que más te ha costado escribir?

MJ: ¿El que más qué?

KC: Te ha costado escribir

MJ: Eeeel. eel que, el último que no ha sido publicado todavía. Que se llama una Música futura, y que es un libro de cuentos que se ganó recién el Premio mejores obras literarias, que da el Ministerio de cultura.

KC: wow

MJ: Así que fue como que… Fue muy bonito por que fue un libro que me costó mucho pero que como que recibí este espaldarazo del universo siento. Y es un libro muy que me costó. Pero de nuevo me costó a mí personalmente escribirlo porque es un libro super como oscuro, y difícil, pero me demoré tres meses en escribirlo. No me costó en términos de tiempo, pero sí fueron tres meses bien así como de meterse como profundo a las cosas más oscuras en las que está uno y eso fue difícil, pero me gustó la experiencia y tenía mucho susto de que fuera un libro muy oscuro, muy pesado, y cuando se ganó el premio sentí como OK, parece que igual gusta, parece que igual funciona así que fue, fue lindo.

KC: ¿Qué se siente ganarse un premio?

MJ: Es bacán (se ríe) no me lo creo todavía. Nunca me había ganado un premio así grande. Me había pasado de ser finalista en algunos concursos buenos, como fui finalista del Cosecha Eñe, fui finalista del concurso de la revista Paula. Emm, y gané premios como en la universidad; como el primer premio del concurso de cuentos de la universidad cuando estaba, pero así como un premio así como así de grande que es en dinero es super generoso el premio y además te compran después cien ejemplares de la primera edición cuando sale, es un libro inédito además entonces es un libro con el que uno tiene más dudas, porque si yo hubiese ganado, este concurso tiene versión libro publicado y libro inédito, en los distintos géneros. Si yo hubiera ganado en la versión publicada con alguno de mis libros, uno dice bueno este libro pasó por un editor, pasó por todo un proceso. Un editor ya confió en tu libro y lo publicó, así que obvio que algunas cosas de ese libro funcionan, no es un fracaso total.

Pero cuando una está sola con el libro, es como no tengo idea! Si esta cuestión funciona. Entonces ganarse un premio, sobre todo con un libro que me costó tanto y que es como distinto a lo que estaba haciendo como que para mi fue como ah bacán tengo confianza ahora de publicarlo el próximo año, porque si no me habría dado más miedo de lo que me da siempre publicar.

KC: y de tus libros que llevas, ¿Cuál es el que menos te ha costado escribir?

MJ: Lugar. Fue como más ordenadito el proceso con lugar.

KC: ¿Té, café o agua?

MJ: Té o café (se ríe). Depende, pero soy muy de tomar café y té en distintas oportunidades. Me gusta mucho el té helado ponte tú.

KC: Yo también soy de té, pero eso no importa para la entrevista, importas tú. ¿Azúcar, endulzante o nada?

MJ: Nada. Nada nada.

KC: ¿Cerveza, blanco, tinto, champagne o agua?

MJ: No, no tomo casi nunca, la verdad. Algo no alcohólico digamos, Ginger Ale. Nordic zero (riendo).

KC: ¿Instagram, Facebook o Twitter?

MJ: Twitter 100%

KC: Ahora mira, cuales son tus escritores preferidos. Pero tienes que nombrar uno de cada continente. De Sudámerica, Norteamerica, Europa, Asia y África.

MJ: Bueno de Latinoamérica ya lo dije, Rodrigo Fresán es mi escritor favorito entonces como que siempre me hace muy fácil esta pregunta, porque siempre suelen preguntar por escritores favoritos y ya tengo listo eso. De Estados Unidos, de Norteamérica, emm para no ser tan gringa, porque soy muy gringa en general en mis gustos, pero para ocupar a Canadá, me gusta mucho Mavis Gallant que fue, que es como un poco más vieja que Alice Monroe. Este año la editorial Lumen sacó una colección con sus cuentos completos, así como un libraco gigante y ella es enorme, así que para no ser tan gringa -Mavis Galan. De Asia, de Japón me gusta Yoko Owaga. De Europa me gusta un portugués que se llama Antonio Lobo Antúnez y de África Coetze.

KC: Sabes que todos me han nombrado Coetze de África

MJ: lo que pasa es que en verdad es de pura ignorante porque no he leído mucho más, o sea te podría decir no se la Nadine Gordiner que también es de Sudáfrica, la Chimamanda que también está tan de moda, cierto que es como pero la verdad así como que el que más he leído de esa zona y aparte me sirve como para leer más de África. Pero me gusta Coetze. Tengo sus libros, me encantan.

KC: ¿La que más te inspira?

MJ: ¿También de escritoras?

KC: Lo que tú digas

MJ: Me inspira, así de escritoras me inspira mucho la Virginia Woolf, emm, por sus libros pero también mucho por sus diarios. También me gusta mucho leer diarios y cartas de escritores, y ella tiene muchos diarios y libros de cartas muy interesantes. Me gusta mucho ella y me gusta mucho otra que se llama Jean Rhys que escribió una novela que la hizo bien famosa hace un par, hace varios años ya que se llama Ancho mar de los Sargazos que es como la secuela de Jane Eyre, de Charlotte Bronté. Entonces hace la historia de la loca del ático en su juventud. Em y ella es tremenda. O sea todos los libros de ella son unas joyas y me encanta, y también tengo todos sus libros y espero que acá como que la vayan pescando más y que, o sea en algún momento estuvieron todos sus libros en español, ahora es super difícil de encontrar. Yo la leo en inglés, pero espero que salgan más. Entiendo que este año sale emm se llama Good morning midnight, que esa va a salir en Minúsculas, pero ellas dos muchísimo.

KC: ¿El que más te inspira?

MJ: Fresán

KC: ¿El Pulitzer, el Cervantes, el Pen?

MJ: Emm, el Pulitzer o el Pen. El Cervantes me da lo mismo. Es que soy como gringa y como muy de leer a las personas que se ganaron el Pulitzer y el Pen entonces como que sigo, y me tocó ir a la premiación del Pen un par de veces cuando vivía en Washington, entonces le tengo cariño a ese premio. Si bien es menos prestigioso, menos plata, es menos todo pero como le tengo cariño al premio Pen Faulkner, que es por cuento.

KC: ¿Has sentido odio?

MJ: Sí.

KC: ¿Qué te hace enojar?

MJ: Emm.. De nuevo. Cuando hablábamos de las cosas que me molestan, como me hace enojar cuando las personas no tienen paciencia para entender a otra persona y para, como que son muy rápidos en saltar al juicio frente a alguien. Entonces eso como que me molesta y siento que pucha todas las personas somos difíciles y difíciles de conocer entonces los juicios apresurados me parecen super injustos. Esa justicia me como que agh (gesto de enojo). Me hace como doler.

KC: ¿Selfies?

MJ: Cada vez menos (se ríe)

KC: ¿Qué es lo más extravagante que has hecho?

MJ: Pucha yo pensaba en esto, no sé si he hecho cosas tan extravagantes. No son extravagantes, como que extravagantes me da ganas de decirte que me tiré en paracaídas como algo así como extremo.

KC: para ti, para tu personalidad.

MJ: Yo soy super super tímida, para mí extravagante es saludar a alguien en la calle. Hablarle a una persona es extravagante porque me cuesta mucho. Pero supongo que si es por eso, como por cosas. Hace un par de años hice una Ted Talk, una charla Ted .Y que fue pucha salirse de mi confort zone en un 10.000%. Yo soy super tímida me cuestan esas cosas pero me lo pidieron y me sentí super halagada que me lo pidieran, entonces lo quise hacer como para arriesgarme y eso, pero no es algo extravagante. Como que tú me decis extravagante y me imagino así algo eso; tirarme en paracaídas. Buceé con tiburones en Galápagos, pero experiencias raras o sea extravagantes de otra manera, traté de aprender lengua de señas un tiempo, me gustaría retomar y fue babysitter de unas niñitas millonarias en Nueva York, así que me tocó como carretes con Uma Thurman, o cosas así medias glamorosas chistosas, pero no me parece extravagante, son como un dato freak no más.

KC: ¿Cuánto tiempo te tomó escribir esta joya? (señalando libro)

MJ: No creo que sea una joya, pero emm es que cuánto me tomó escribirlo. Escribirlo escribirlo como un año, pero después estuvo congelado todo un año, que no le hice nada y después lo trabaje como cinco meses mas , pero igual siento que al final fueron tres años porque ese año entremedio como que lo necesite y me sirvió para mirar el libro después de otra manera, no se lo descontaría. Pero así como tiempo yo en el computador, debe haber sido un año, un año y medio.

KC: ¿Qué tipo de libros lees mientras trabajas en un proyecto?

MJ: Yo leo de todo, y cada vez trato de esforzarme más y leer cosas que no son de mis típicos. Como tratar de leer más ciencia ficción, más libros de terror, crónicas, ensayos, como poesías, obras de teatro, como tratar de salirme de mis libros de siempre. Pero en general siempre estoy leyendo, porque hay algo que, hay muchos escritores que cuando están escribiendo dejan de leer como para no contaminarse. No, yo leo igual o peor, así leo más. Lo que sí hago trato de leer cosas parecidas. No en el sentido de como copiarle a nadie, sino como de libros. Por ejemplo ahora que estoy con un libro de cuentos, estoy leyendo libros de cuentos como más que novelas, más que ensayos. Como que busco libros de cuentos, los leo enteros, los voy pensando. Cuando escribí Kintsugi, trataba de leer novelas breves o colecciones de cuentos conectados para tratar como de pillarle la maña. De hecho, cuando estaba escribiendo Kintsugi tuve dos libros que eran como mis guías, que de nuevo eran como cuentos conectados y que se yo, y uno que se llama A visit from the goon squad, de Jennifer Egan, que en español lo tradujeron como “el tiempo es un canalla” y yo los leí así como mateamente, los leía, iba anotando, en qué orden escribió sus cuentos, cómo se relacionan, cómo hace las conexiones, para ver, y gracias a eso pude hacer que más o menos funcione la escritura de Kintsugi. O sea si funciona en algo es gracias a ellas dos.

KC: ¿Papel, libro, electrónico, audiolibro. ¿Cómo va el ranking ahí?

MJ: los tres, porque son para momentos distintos para mí. O sea, si tuviera que quedarme con uno, me quedo con el libro de papel 100%. Pero me pasa que por el tipo de persona que soy se me hace más conveniente tener estos tres formatos. Yo leo mucho, leo como dos libros diarios, soy así como un monstruo feroz de la lectura entonces no sé. Antes del libro electrónico, cuando me iba de vacaciones iba mi maleta llena de libros, porque me iba de vacaciones dos semanas y me tenía que llevar catorce libros. entonces era como un desastre. Entonces ahora claro, me llevo un par en papel y el resto lo llevo en el Ipad y los puedo ir leyendo ahí, entonces para viajar es muy útil, yo que viajo harto. El audiolibro me sirve cuando voy en lugares muy apretados, que es difícil como sacar un libro o tablet y también cuando, yo escucho audiolibros cuando corro, me gusta correr, cuando hago el aseo escucho audiolibros, cuando hago la cama, cuando lavo los platos. Emm cuando estoy enferma y no puedo leer si estoy con fiebre como que te molestan los ojos entonces sirve tener audiolibros. Como que me ha salvado tener estos tres formatos y para mí coexisten.

KC: ¿Cual personaje literario te habría encantado desarrollar?

MJ: La señora Dalloway, de Virginia Woolf.

KC: Si fueras un personaje masculino, ¿cuál serías?

MJ: No me parezco en nada, en nada pero así como lo primero que me sale del corazón es Gatsby, de El gran Gatsby de Fitzgerald, pero es lo más nada que ver conmigo posible ese personaje, pero nada, es lo que se me ocurre. Yo en verdad sería ese personaje típico calladito, pero me salió lo grandioso con Gatsby.

KC: ¿El libro que más has disfrutado escribiendo? De los tuyos.

MJ: Eeehh, lo que estoy escribiendo ahora. El nuevo nuevo, no el último que todavía no ha salido, el nuevo nuevo que quién sabe para cuando va a ser. Siempre como que el que sigue lo voy disfrutando más. Cada vez disfruto más.

KC: ¿El que menos?

MJ: El que menos… Ehh no sé si diría cómo que lo disfruté menos, pero fue más rara mi relación con Kintsugi porque fue como un libro super trabajoso costo armarlo, costo el proceso de que lo leyera gente, como que todo costó con ese libro entonces después a mi me sorprendió mucho que le haya ido bien al libro, porque costó todo mucho. Pero no es que no lo disfruté, lo disfruté en sus momentos y hay un par de cuentos ahí que me encantan como que los rescataría así del fuego. Otros que no me importa tanto que les pase algo. Pero eso, como que es un libro que fue como trabajoso, todos los demás fluyó mucho más fácil el tema de publicarlo, de las opiniones de los lectores, etc.

KC: Un libro que te trastorne. Así como que este es mi libro .

MJ: La velocidad de las cosas, de Fresán, y La señora Dalloway de Virginia Woolf.

KC: ¿Uno que te haya hecho llorar?

MJ: Hecho llorar… Chuta yo creo que soy media mala persona y no lloro tanto con los libros. Ahh, emm yo creo que lloré un poco con el último de la Olive Kniteridge. O sea el de Olive again, yo creo que lloré un poquito. Pero en verdad no soy de llorar, así como de que caiga la lágrima no mucho. Con el que sí lloré, lloré con Niveles de vida de Julian Barnes. Con ese lloré.

KC: ¿y reir?

MJ: Reir, hay uno que se llama… yo sé que ya lo tradujeron, al español, pero en inglés se llama Hope: a tragedy. Como Esperanza: una tragedia. De Shalom Auslander. Qué convulsioné de la risa, llorar de la risa.

KC: ¿Qué libros tienes en tu velador?

MJ: No tengo velador, tengo una repisa de velador, cosa que hace todo más fácil, tengo 800000 libros. No tengo uno, tengo un montón ahí.

KC: ¿El que más te gustó leer en el 2019?

MJ: La parte recordada, de Fresán.

KC: Ahora, esto es para un post que estoy preparando, pero quiero saber ¿cuáles tres libros les recomendarías a los que van de vacaciones este verano? Que tú hayas leído durante este año.

MJ: Ah pero tienen que ser de este año?

KC: Sí .

MJ: Que yo tengo como libros caballitos de batalla que siempre recomiendo pero no son de este año. Emm, nose porque me pasa que de te puse esa vez en Whatsapp como La parte recordada, que salió este año que es el libro que más me gustó que leí este año, es la tercera parte de un tríptico, y este en total son como 2.000 páginas. Si alguien me dice como “recomiéndame un libro para las vacaciones” No sé si le recomendaría un libro de 2000 páginas. Me parece como decirle a alguien inscríbete a una maratón mañana. Cachai como a alguien que no corre ni hace nada, entonces me complicaría recomendar ese libro. He leído mucho en inglés este año, en general combino, pero este año anduve más tiradita a leer en inglés. Entonces podría ser, que salió este año en castellano, que es el Quién se hará cargo del hospital de ranas de la Lorrie Moore. Emm y también ella saco, yo lo leí en ingles pero no este año, pero más o menos cumplo, que son los ensayos de Lorrie Moore, que se llaman como A ver qué se puede hacer. Let’s see what can be done era en inglés. También son brillantes, o sea si yo los leería los dos juntitos. También este año salieron los cuentos completos de Mavis Gallant que me parecen fantásticos, me gusta mucho que también salió hace tiempo, lo leí en Argentina que es “estamos unidas” de Marina Mariasch, que lo sacó la editorial Libros de la mujer rota, estaba super bueno. En inglés claro, Olive Again que es buenísimo, el nuevo libro de cuentos de Amy Hempel, que es Sing to it. The memory police, de Yoko Okawa, que creo que también está traducido al castellano, la policía de la memoria. Ahora me estoy leyendo Voyager, de la Nora Fernandez y está super bien. No lo he terminado pero está bien, aparte es como un libro chiquitito, como que es amable para andarlo trayendo. Ah y si van a Argentina, aunque creo que está acá en algunos lados, Come tierra de Dolores Reyes.

KC: Nombra tu libro favorito que leíste en el colegio

MJ: En el colegio. no sé si… como que me dan ganas de mentir por que en verdad mi libro favorito de mi juventud/infancia es Mujercitas, pero no lo leí en el colegio, lo lei antes del colegio. Me lo regaló mi abuelo y tiñó todo lo demás. No sé si en el colegio me hicieron leer tan buenas cosas pero me acuerdo que me gustó mucho uno que se llamaba Mi planta naranja lima, que es de un escritor brasileño creo. Lo leí no sé a los 10 años, pero también fue un libro que me hizo llorar, y me sentí como wow! Este papel me está haciendo llorar, y fue bien impactante.

KC: Dime, ¿Qué estás leyendo ahora? O sea hoy día

MJ: Hoy día, estoy… ¿Qué estoy? Estoy con Los ensayos de la Lydia Davis, estoy leyendo ensayos, porque quiero escribir ensayos. Entonces estoy con los ensayos, y leo de a varios, estoy con los ensayos de la Lydia Davis, de Elizabeth Harvey y los ensayos nuevos de la Leslie Jamison que se llaman Make it scream, make it burn. Estoy full ensayos.

KC: Y uno que te fascine releer

MJ: La velocidad de las cosas, de Fresán. Y —- yo creo que son los que más he releído en mi vida.

KC: ¿El mejor escritor o escritora chilena, es…?

MJ: Chuta, hay varios. Yo creo que tres para mí: Zambra, la Lina Meruane y Nona Fernández.

KC: Se dice 99% trabajo y 1% inspiración. ¿Qué opinas?

MJ: No, esos porcentajes están un poquito alterados (ríe). O sea, yo entiendo el dicho porque se quiere resaltar que es más trabajo que inspiración, con eso sí estoy de acuerdo, pero 1% es ridículo. Debe ser 70-30 yo creo. 70 trabajo duro y 30 de inspiración, porque igual se necesita así como algo.

KC: ¿Cómo sabes cuando está lista la novela, el cuento, digamos: el libro?

MJ: Yo creo que no sé. Yo creo que nunca se, como que hay un minuto en que ya hay que entregarlo, que alguien te lo pide, que tu sistema como que lo expulsa porque ya no puede seguir leyendo, pero así como sentir que está listo no, yo creo que a mi libro siempre le podría seguir agregando más cuentos, más capítulos… Como que hay un momento en que ya lo quieres como dejar ir no mas . Así como que esté listo, yo no sé si los libros están listos nunca jamás.

KC: ¿Cuántos lectores previos tienes?

MJ: Cuatro.

KC: ¿Podemos saber quienes?

MJ: El primero que me lee es mi marido, así como yo termino de escribir algo y se lo mando, es como el primero primero. Después tengo tres amigos que siempre leen todo. Que tienen distintas edades, se dedican a distintas cosas y leen de distinta manera, y son como mis cuatro fantásticos.

KC:¿ Y cuántas veces eres capaz de editar el texto?

MJ: Todas las que sean necesarias, soy súper maniática así que cien mil, mucho.

KC: ¿Cuál clásico hay que leer una y otra vez?

MJ: La señora Dalloway.

KC: ¿Algún clásico que no hayas podido terminar?

MJ: No.

KC: ¿Cinco consejos para escritores nobles?

MJ: Leer. yo los cinco les diría leer. O sea tengo más, pero quiero ser muy enfática con lo de leer, porque hay veces que uno dice leer y los escritores piensan “sí pero sí igual yo leo” entonces como que no es “igual yo leo” hay que leer así como el pianista practica cuatro horas diarias hay que leer, hay que leer como la persona que está tratando de hacer la voltereta en los juegos olímpicos entrena, así hay que leer. No como “me leí un libro en la semana” Yo me leo 14 en la semana, que es un exceso, pero me refiero a leer de verdad, leer buscando cosas, no solo esperar que te caigan encima, o la recomendación, sino que leer activamente, estar buscando, leer otras cosas. leer autores que piensas que te van a cargar, todo. en verdad ser una lectora muy muy voraz, y esa voracidad puede cambiar; tal vez para alguien es leerse dos libros a la semana, pero exigirse leyendo, no leer así como ah voy a leer mientras espero en la consulta del dentista, leer de verdad de verdad porque creo que de ahí sale todo. Así como cosas más específicas mías, yo cuando escribo me grabo, cuando ya termino un cuento lo grabo en el teléfono y lo edito de sonido, entonces lo escucho muchas veces. Lo escucho no así como con el computador en la mano o una libreta, sino que lo escucho cuando salgo a comprar el pan, cuando voy en la micro y voy dándome cuenta de las oraciones que no me funcionan, de las oraciones muy largas, siempre me grabo y como que mi edición es de sonido primero y después en el computador.

También tomar muchos apuntes, siempre tengo libretas y este año logré algo mejor que es tener como una libreta, porque yo siempre tengo muchas libretas, y me daba cuenta que después cambiaba de cartera o chaqueta o lo que sea y esa libreta no la volvía a mirar, o la miraba cien años después entonces lo que hice fue me regalaron, iba a decir me compré, pero me regalaron un cuaderno que me gustó mucho y en ese, todo este año he anotado solo ahí todas mis cosas relacionadas con escribir, y es bacán porque durante el año voy, lo miro, hay temas que se me han ocurrido, es bonito porque le pongo fecha a las anotaciones, entonces a veces me doy cuenta que una idea para un cuento que anoté en abril resulta que ahora ya es un cuento mío que escribí, puedes rastrear todo el proceso, y lo que hago siempre, con ese libro el del premio La música futura, lo releía y anotaba, entonces 2 de marzo, lo releía entero y ponía en cada cuento mis comentarios. Después lo releía el 1 de abril, ponía todos mis comentarios de todos los cuentos, e iba viendo como todo el proceso y es como un making off que tengo de ese libro y no lo había hecho antes, antes estoy como desordenada en cien libretas, pero estuvo bueno tener un cuaderno para un proyecto.

KC: Tres errores que has cometido como escritora

MJ: Ser impaciente. Publicar antes de tiempo, emm sí creo que la impaciencia es un gran defecto como escritor, para cualquier escritor, y yo lo tengo. Cuando termino algo me dan ganas de que salga mañana publicado y a veces hace bien que el libro descanse, y forzarse a que el libro descanse. Aunque uno sienta que el libro está listo o que está muy cerca de estar listo, de repente dejarlo ahí, dedicarse a hacer otra cosa, eso me cuesta. Me cuesta, soy tímida pero soy hiperquinética, me gusta que pasen cosas entonces es como ya el libro guardado me complica y escribo muy rápido, más rápido de lo que las editoriales son capaces de absorberme. Entonces como que siempre tengo muchos libros que están ahí y es como bueno, escribamos otro, que alguien me publique el de antes, entonces la impaciencia, que la tengo que aprender a controlar.

Otro error que soy muy sensible, entonces también las críticas me duelen mucho, y como te decía muy al principio, la cosa que más me carga de mi, que es mi inseguridad, soy super insegura entonces que alguien te diga no se esto es pésimo, a mi me cuesta tener cuero de chancho y decir pucha tal vez este no es mi lector, o tal vez tiene razón hasta cierto sentido. Mi primera reacción es querer botarlo a la basura lo que sea que le pasé a esa persona a leer, me cuesta decir como ya voy a dejar esto a un lado, después voy a volver a mirarlo, no lo puedo botar al basurero tan rápido, voy a ver que pienso yo de este texto. ¿Qué más? Yo creo que esos dos. Mucho el tema de la impaciencia, vale por dos.

KC: y cuales aciertos crees, mirando desde aquí a tu comienzo. Cuáles han sido aciertos que has tenido en tu carrera?

MJ: Emm, dedicarme a otras cosas y no solo a escribir. Quitarle la presión a escribir, que no sea lo único que importa en mi vida, si no que sea una de las muchas cosas que estoy haciendo siempre, y por lo mismo eso también te quita presión, le quita intensidad. Emm también lo mañosa que soy, el tema de de editar de oídos me ha servido mucho y también lo obsesiva que soy con las lecturas, con lo que te decía: estoy escribiendo un libro de cuentos, me voy a leer dos libros de cuentos diarios y distintos y los voy a estudiar y mirar y dar vueltas cachai como me gusta desafiarme así.

KC: Una playlist para escribir?

MJ: Yo se la copio a Fresán. Fresán, le copio una de sus playlists, él famosamente siempre escribe escuchando las variaciones Goldberg de Bach, interpretadas por Glen Gould, ese es como uno de los soundtracks. También escucho preludios y fugas de Shostakovich. Me gusta mucho escuchar cosas con piano porque siento que voy como tocando el piano cuando escribo. Entonces me gusta mucho la música clásica con piano. También no sé he escrito a veces con el soundtrack de The hours, de la película, que es de Philip Glass, pero musiquita con pianito.

KC: ¿escribir, enseñar, reseñar.¿ Cuál es el orden de importancia?

MJ: Las tres. Para mí las tres van más o menos juntas. Cada vez le doy menos tiempo a reseñar, quiero volver a eso, como que lo tengo medio botado. Si hay que hacer un orden es: escribir, enseñar y reseñar. Pero yo siento que no podría escribir si no están los otros niveles, entonces es como un orden medio tramposo, por que no existiría el número uno si no estuvieran los otros. A mí me funcionan en conjunto.

KC: ¿Estado civil?

MJ: Casada.

KC: ¿Si volvieras el tiempo atrás, qué harías distinto?

MJ: Nada.

KC: ¿Cómo te relajas?

MJ: Eeh leyendo (se ríe) en serio, leer me sirve para todo pero también salgo a correr, me gusta correr.

KC: ¿Tienes un hobby?

MJ: Emm me gusta dibujar

KC:¿ El podcast es para ti?

MJ: ¿Así cómo?

KC: ¿Qué significa para ti el podcast?

MJ: ¿Si escucho podcasts?

KC: O cuando has estado en el podcast, que vas y haces reseñas. ¿Tiene alguna influencia en tu vida?

MJ: Sí. O sea siempre escucho podcasts de entrevistas. Me gusta escuchar entrevistas a escritores. Es otra cosa que a veces me acompaña mientras hago la cama, escucho a un escritor hablando sobre su proceso creativo.

KC: ¿Una mujer que te haya marcado?

MJ: Ehhh mi abuela.

KC: ¿un hombre?

MJ: Pucha en verdad sí, es mi abuela materna y mi abuelo paterno, pero también son mis papás. Mi papá y mi mamá en verdad, de nuevo aunque son personas que no tienen nada que ver conmigo como lectora, y como no leen, no escriben, no vienen de ese mundo, pero sí su forma de ser, su forma de querer, siento que, de nuevo es como otra red que necesito para sostenerme, y son los dos muy increíbles.

KC: ¿Fama, dinero o ambas?

MJ: Salud.

KC: ¿Cuántas horas al día escribes?

MJ: También depende. Depende de la semana, del proyecto que esté haciendo, emm no tengo una rutina específica que funcione siempre. Va a depender del proyecto, hay algunos días con los que escribo todos los días un poquito, hay libros con los que estoy no se una semana escribiendo así violentamente, fines de semana, acostándome hasta tarde que se yo. entonces va a depender. Pero así si hubiera que promediar, yo diría que escribir todos los días por lo menos una hora, o dos. Así como promedio entre las semanas que escribo ocho horas y las semanas en que escribo diez minutos.

KC: ¿Cuántas horas al día lees?

MJ: Montones. Ahí sí que mucho. Es que igual leo rápido, entonces no sé yo me puedo leer un libro en el metro, o en mi trayecto a la universidad. Pero yo ocupo todos los tiempos que tengo. Así como otra gente si se desvela mira el teléfono o prenden la tele, yo me desvelo y me leo un libro o si estoy haciendo una fila. Como no me importa el formato, puedo estar escuchando un libro mientras espero, entonces no sé, un montón de horas, todas las horas que pueda cada día.

KC: ¿Crees en el bloqueo del escritor?

MJ: no.

KC: ¿Cuántas historias has desechado?

MJ: Más de las que he escrito.

KC: ¿Cómo es tu lector ideal?

MJ: Alguien con mucha paciencia

KC: Para terminar este primer ciclo de preguntas, nombra un sueño que tienes para el próximo año, uno que se haya cumplido y otro que por primera vez te atreves a soñar.

MJ: un sueño para el próximo año, quiero… hace tiempo que tengo una idea para una novela muy grande que quiero escribir. Muy grande en todo sentido; la historia muy grande, la forma de escribirla va a ser ambiciosa, y creo que va a ser una novela muy larga, va a ser una novela de 400-500 páginas, algo grande. Me quiero lanzar a eso, es mi plan 2020 que puede durar hasta el 2025 digamos, pero quiero empezar a meterme en esa historia el próximo año. Ese es como un sueño, que me resulte, que todos los apuntes e ideas que tengo vayan armándose, tener la paciencia también para escribirla, porque soy impaciente, entonces me cuesta escribir algo largo porque ya lo quiero terminar, que es mi defecto, entonces me cuesta decir como chuta voy a estar acá por 500 páginas, no se como se va a sentir eso, pero es mi sueño y mi desafío.

Que ya se cumplió, bueno que se cumplió a medias porque siempre las cosas pueden cambiar, pero se supone que este libro de cuentos, Una música futura sale el 2020 y quiero verlo, ver que pasa, porque de nuevo, es un libro que es raro, que me costó, quiero ver que pasa con los lectores con ese libro y también debería salir Kintsugi en Colombia. También quiero ver qué pasa con lectores de otros lados, como una curiosidad. De los que no me había atrevido a soñar, tampoco me atrevo a decirlo porque no quiero que se embarren, pero tengo uno muy cercano a mi corazón y espero que se cumpla.

728 libros al año lee la escritora chilena María José Navia

KC: Ahora vamos a ir a la segunda parte, que son preguntas que yo desarrollé para que las conversemos. Cuéntame un poco María José, ¿cuándo te diste cuenta que tu querías ser escritora?

MJ: Desde que aprendí a leer, escribir, antes incluso, porque como decía, mi abuelo es como la influencia ahí, me regalaba libros y él era un gran lector. Yo soy de Santiago y el era de Viña, entonces no es como alguien que lo veía todos los días, sino que algunos fines de semana que íbamos a Viña y mi abuelo siempre estaba leyendo. Mi recuerdo de él es que siempre andaba con un libraco gigante, y de hecho él leía full bestsellers, y yo jamás voy a ser de las que va a tirar la primera piedra a nadie, sí están leyendo algo medio comercial. Mi abuelo que es el mejor lector que conozco leía full literatura comercial y sin él yo no existiría, así que es como lean lo que quieran, lean lo que les haga felices. Pero a él entonces yo lo veía leyendo y en mi cabeza muy infantil yo pensaba que sí bueno él es como mi ídolo y a él le gustan los libros, yo tengo que poder hacer libros. Así era mi lógica. entonces cuando era super chica, cuando mis hermanos o otros nietos de mi abuelo le hacían dibujos, típico un vasito o le haces como una manualidad que se yo, le cantai una canción, yo le hacía libros con historias súper básicas, de Batman con capa de superhéroes, entonces la primera vez que le hice un cuento así, él lo enmarcó, puso las hojitas y lo puso en un cuadro en el living de su casa, y ahí dije como “me gustó esto” entonces empecé cada vez a escribirle más para tener mi galería de libros. Entonces desde que soy muy chica yo estoy escribiendo, tonteras pero desde que soy muy chica estoy escribiendo y es lo que quiero hacer y lo que me hace feliz desde enana.

Pero sí también desde que ya fui un poco más pensante, me di cuenta de que no quería ponerle a mi literatura la presión de que tuviera que ser lo que me paga las cuentas, lo que me paga la cuenta del supermercado ni el arriendo, entonces decidí que tengo que hacer otra cosa para solventar mi vida, y como lo que más me gusta hacer es leer, voy a hacer algo relacionado con eso. Por eso estudié literatura, después magíster, doctorado para poder ser profesora de literatura y ese es mi trabajo, es lo que paga mis cuentas, lo que me mantiene con la paz necesaria para poder escribir, porque se que no es que tenga que estar no se corriendo para mandar cosas a concursos, para publicar cosas, ganarme premios, para poder pagar mi arriendo, para poder comprarme la comida, se que eso ya está solucionado, entonces puedo escribir tranquila. Son igual esos momentos de saber que siempre voy a estar escribiendo, pero siempre quiero trabajar también en otra cosa, que le quite presión al trabajo literario.

KC: El lenguaje que tú ocupas en tus escritos, es directo, es un lenguaje sencillo, con poco gerundio, con pocos adjetivos diría yo incluso sobre todo en lugar, que yo lo escuché en audiolibro, te recuerda a Instrucciones de Cortázar de repente, que le podemos ver a Lydia Davis que ya habías recomendado. Me gustaría que te explayaras un poco más en tu estilo.

MJ: sí yo creo que tiene que ver con.. suena triste decirlo así pero es más un defecto que una virtud, pero un defecto que uno disfraza de virtud, que son dos cosas. uno, que no sirvo la verdad, y no lo digo así auto flagelante, lo asumo digamos, yo no sirvo para estar describiendo por muchas páginas. Así como describir toda no sé, mi casa para decir lo que yo estoy haciendo. Yo quiero ir altiro al personaje, que me importa de qué color son las paredes, el sillón, que qué ropa tenía puesta, me da lo mismo, me importa que le está pasando a este personaje ya. No me gusta, no soy capaz, no tengo el lenguaje ni las ganas de describir muy largamente como escenarios y aparte lo que te decía antes, que soy super impaciente, entonces no tengo tampoco la paciencia para estar cachai? como no. Me quiero meter en la cabeza de esas mujeres en general y ver qué pasa allá adentro y cómo son por fuera que me importa, entonces por eso también poca descripción, por lo mismo poco adjetivo, porque no estoy describiendo.

Más verbos, más que pasen cosas aunque sean cosas que pasan en las cabezas de los personajes y no en el mundo de afuera. Pero es un poco de ahí y es divertido porque mi escritor favorito, que es Fresán es un escritor super exagerado para escribir, y escribe novelas de 800 páginas y muchos adverbios y adjetivos y es como verborreico en un buen sentido, a mi me encanta ese exceso en sus libros, pero no es algo que yo quiera hacer y no se me da naturalmente, no lo quiero copiar. Disfruto mucho leyéndolo, es lo que más disfruto leer, pero así como maestros, voy más por el lado de escritores en inglés como tu decías, como —, cómo Lía Davis, la Lucía Berlín, con esa precisión sin querer gastar tanto rato en descripciones es lo que me se da digamos. Pero siento que de nuevo hay como… ya que tengo este defecto lo voy a hacer de la mejor manera posible para que sea mi mejor virtud. Igual con los diálogos, yo soy mala para escribir diálogos, en mis libros casi no hay diálogos, pero trato entonces de que el resto funcione tan bien que uno no eche de menos los diálogos. Como que tienes que aprender a embellecer eso otro que tienes y en vez de resaltar lo que no tengo y tratar de forzarme a escribir no se un cuento lleno de diálogos que no me van a salir.

KC: Otro punto que me llamó la atención en otras entrevistas que te he escuchado, es que básicamente tu te declaras como una persona feliz pero que escribes relatos infelices.

MJ: Sí. O sea también soy infeliz a veces pero es divertido, me ha pasado con gente que me ha entrevistado y que entra pensando que se va a encontrar con alguien así como triste, y yo no soy así, o sea obviamente uno pasa por sus dolores y he tenido malos episodios pero son cosas íntimas que va a ver gente muy cercana mía, pero no es algo que yo lo voy a estar transmitiendo así en general estoy contenta. Lo que te decía al principio, yo me dedico a lo que más me gusta, rodeada de las personas que más quiero. Estuve media achacada este año de salud y por eso mi libro salió super oscuro, pero por eso te digo, fama no se que no, pura salud, si uno tiene salud ya estamos listos, con eso estamos con el 90% de las cosas bien.

KC: ¿Cómo te explicas tu ser una persona capaz de leer 728 libros anuales?

MJ: Me encanta. me da risa porque por eso digo también que es mi vicio, porque siento que es algo como exagerado y como que me falta. Cuando no leo mucho me falta. Cuando yo digo que leo dos libros diarios no es porque tenga anotado en mi agenda “hoy día leo estos dos” o “mañana este”. Por decir un número, he tenido fines de semana que he leído diez, días que no he leído porque que se yo. Entonces para hacer una especie de balance. pero esa es la persona que yo soy. Yo soy super tímida, entonces para las personas tímidas los libros son lo máximo cuando te gusta leer. Sí te gusta hacer otras cosas, son otras cosas pero a mí me gusta leer entonces no voy a ser la persona que se va a poner a conversar con la gente a su alrededor tan fácilmente.

Voy a estar leyendo, y aprovecho siempre, los viajes en avión me puedo leer dos libros y como me gusta mucho la literatura y me gusta mucho aprender entonces de nuevo, me pongo estas metas de decir bueno voy a leerme tantos libros de cuentos y para aprender y leer libros de cuentos distintos, libros de cuentos de terror, libros de cuentos conectados, de cuentos distópicos, libros de cuento que se yo feministas, de hombres, de lo que sea como ir mirando y leyendo para aprender también, no solo para disfrutar, aunque siempre disfruto, disfruto hasta leyendo teoría literaria para mi pega digamos. Es como que le preguntes a alguien “porque respiras tanto” porque si no me muero. Cachai? es todo.

KC: El punto es que cuando uno lee mucho, como te acuerdas? llevas una bitácora de lectura, lo subrayas, haces algo con estas lecturas para acordarte? o se queda todo en tu disco duro no más.

MJ: Es que depende, o sea yo mezclo. Cuando digo todo lo que leo también tiene que ver con cosas que leo porque yo quiero, cosas que leo por mi trabajo, para las clases que preparo, para los papers que tengo que escribir, entonces claro sí estoy preparando un artículo sobre un tema, claro que leo con lápiz en la mano tomando mil apuntes etc etc. Si estoy leyendo un libro en la playa, en general siempre soy de subrayar, siempre subrayo, le pongo banderitas, a veces pongo fotos, parecen piñatas mis libros llenos de banderitas pero también se que hay cosas que de repente te olvidas y uno va a volver y las va a encontrar y eso también es parte de lo lindo de leer. Igual yo tengo muy buena memoria por lo general, pero también de repente a uno se le olvidan cosas y es lindo reencontrarlas. de repente uno mira un libro y dice “porque subrayé esto, no me acuerdo quién era cuando subrayé esto”, y eso es bonito también. Como cuando cualquier persona ve una película, a veces se te olvidan algunas películas.

KC: Y ¿cómo organizas los libros? por autor, por género, por colores?

MJ: Es un caos. No ordeno, no organizo nada. Los libros que tengo en… o sea en la oficina tengo todos los libros de teoría, como de filosofía que se yo, tengo poca literatura en mi oficina. Después los libros como más queridos los tengo en mi pieza, en un librero así grande y ahí están mis libros así como más más queridos, que en general son muchos libros de cuentos, mis novelas favoritas, y algunos que esté leyendo, que todavía no los he terminado entonces está todo ahí. En mi biblioteca están divididos solo por idioma, tengo un librero de libros en inglés, otro en castellano pero ahí en el desorden máximo, yo me entiendo en mi desorden y yo te puedo encontrar un libro que me preguntes dónde está, pero no está ordenado. Me encantaría ser organizada pero cada vez que he tratado después presto dos libros, saco uno más, se desordena todo de nuevo, entonces ya como que perdí la batalla con mis libreros.

KC: cuéntame, el tema del audiolibro, que es algo que también compartimos, para ti, ¿porque es tan importante desarrollar el audiolibro?

MJ: Porque pucha, yo tengo una relación como muy personal con el audiolibro porque yo aprendí a leer así, porque mi abuela materna que te contaba, ella era voluntaria y grababa libros para ciegos, entonces yo aprendí escuchándola a ella, esto fue lo primero que yo leí digamos. me aprendía de memoria. Me pasaba el libro y el audiolibro, el cassette, y yo le iba dando las vueltas a la hoja, sabía cuando era, partió por ahí. Después, para escribir yo me grabo entonces también tengo incluida la parte audio cuando yo escribo, y cuando vivía en estados unidos vi como era tan corriente, porque yo lo tenía más relacionado con una discapacidad, con no poder leer con los ojos, entonces leo con mis oídos, pero en estados unidos me pasó ver como era un formato súper cotidiano, yo tenía profesores que cuando iban manejando en la carretera iban escuchando audiolibros, entonces me empecé también a meter en ese mundo y me encantó. Me encanta la compañía que te dan y como es una forma de también, o sea me parece bueno porque es inclusivo y me parece muy bueno porque mientras más personas podamos participar de los libros genial. Pero también creo que tiene, te agrega otra cosa, que el libro en papel que uno lee con los ojos no tiene; o sea cuando alguien escucha un audiolibro, lo escucha leído por el autor que eso es muy bonito, a mí me encanta comprarme los audiolibros leídos por sus autores porque puedo saber como esa persona se imaginaba que uno lo tenía que leer. A mi me ha llamado la atención, a veces yo me leo un libro super rápido y yo lo escucho y el autor lo hacía super pausado, es otra experiencia de lectura. a veces la persona que lee es un actor o actriz famosa, y encuentro divertido que Kevin Space te esté leyendo una novela o que Meryl Streep esté leyendo una novela, creo que tiene como un valor agregado que el libro en papel no tiene y de nuevo, no lo cambiaría por el libro de papel pero me parece buena como que convivan los formatos y yo he aprendido un montón grabando mis audiolibros. Porque he sido bien mañosa y los he querido grabar yo, y claro ahí uno también se va dando cuenta de decisiones que tomó, que cuando uno escribe… no se po hacer juegos que yo a veces hago, como con los blancos de la página, con poner, escribir algo como en líneas una detrás de otra como un verso, en vez de un párrafo, como jugar con cosas medias visuales y con eso, que hací cuando lo pasai al audiolibro? O yo escribo a veces mucho, hablo bastante sobre mi experiencia en Estados Unidos, a veces uso palabras en ingles, y que pasa cuando yo eso lo leo? lo leo con un acento chileno, lo leo tratando de parecer lo más gringa posible, entonces todas esas decisiones de repente chuta hace bien pensarlas, y uno las piensa distinto cuando te cambias de formato y cambias del papel y del escrito que uno está acostumbrado.

A mí me encanta y espero que agarre, sobre todo porque la vida de ahora con todos los desplazamientos que tenemos, mucho rato en la micro, en el metro, en el auto o en lo que sea, caminando, son ratos que se pueden aprovechar y creo que el audiolibro puede hacer que mucha gente que tal vez se desconcentra leyendo con sus ojos se vuelva cercana a los libros, y eso me parece super valioso.

KC: Para terminar ¿hay algo que te gustaría agregar?

MJ: De que? (se ríe)

KC: ¿Qué te gustaría decir, que te quedaste con ganas de desarrollar, o estas bien así?

MJ: No, o sea sí quieres preguntar algo más yo feliz contesto más cosas, pero no se me ocurre que más decir. Gracias a los lectores por leerme, siempre me sorprende y yo creo que cuando alguien te lee te está regalando parte de su tiempo y te está invitando a entrar a su vida un rato y me parece que es un acto super generoso y es un gran regalo, y siempre voy a estar muy agradecida de las personas que me leen.

¿Qué les pareció? ¿Ven? Efectivamente María José Navia es una tremenda escritora chilena. No solo eso. A mí me traspasó su pasión, su amor los libros y por querer escribir más. Además que es muy simpática, cercana. Si quieren saber más sobre María José Navia miren esta entrevista que le hace Monsterrat Martorell en Esta boca es mía.

Otro lugar donde pueden encontrar a María José Navia es en twitter y sobre todo sus recomendaciones en Siempre es hoy

Ojalá se animen a leerla. Y si ya lo han hecho ¿qué les ha parecido?

Como siempre les dejo los libros y recomendaciones que ella da.

Los espero en el próximo capítulo de Celular: un llamado a la creatividad en el que voy a comentar mis mejores lecturas del 2019.

Libros mencionados:

  • Qué verguenza
  • Lugar
  • Kintsugi
  • La señora Dalloway, Virginia Woolf
  • Jane Eyre
  • Good morning midnight,
  • Hope: a tragedy
  • Mi planta naranja lima.
  • Make it scream, make it burn
  • Mujercitas
  • La velocidad de las cosas, Rodrigo Fresán
  • Música futura
  • A visit from the goon squad, de Jennifer Egan
  • El gran Gatsby de Fitzgerald
  • Let’s see what can be done
  • Quién se hará cargo del hospital de ranas de la Lorrie Moore
  • Olive Kitteridge
  • Olive Again

Escritores chilenos mencionados

Paulina Flores, Ana María del Río, Alejandro Zambra, Lina Meruane, Nona Fernández.

Escritores internacionales mencionados

  • Rodrigo Fresán
  • Cristina Rivera Garza
  • Virginia Woolf
  • J. Coetze
  • Deborah Eisenberg.
  • Antonio Lobos Antúnez
  • Loorie More
  • Lydia Davis
  • Julian Barnes
  • Mevis Gallant
  • Amy Tempel
  • Joy Williams
  • Lucia Berlin

¡Déjame tu comentario aquí abajo!