Boletín #40 Apoyemos a las librerías locales

Hola, hola ¿cómo estás? Aquí seguimos bien encerrados en Santiago y me siento extraña. Ha sido una cuarentena súper distinta a la del año pasado en que mi energía era más alegre. Ahora los días se me están haciendo más largos, hay una especie de tedio. No me ayuda el calor que sigue por aquí, o por ejemplo ver a países como Israel o Gran Bretaña que los “liberan”, que los ciudadanos han vuelto a vivir como antes, si es que eso existe. ¿Cuándo será nuestro turno? 

En los últimos días he estado trabajando en el rediseño de mi página web donde será más fácil encontrar el contenido y ahí podrás leer los artículos que me interesan, o por ejemplo todos los boletines y escuchar el podcast.

Estoy  viendo el documental de la vida de Ernest Hemingway, que se llama igual que el autor y acaba de lanzar Apple TV. El primer capítulo me pareció lento, pero me he ido interesando cada vez más. Son cuatro episodios donde revisan la turbulenta vida del escritor norteamericano, dirigido por Ken Burns y Lynn Novick. 

No puedo dejar de recomendarte esta lista que salió en The New Yorker con las 25 mejores películas que puedes ver en Amazon Prime. Ojo, no las he visto todas, si tu llegas a ver toda la lista me cuentas ¿ya? Te advierto que están en inglés, los títulos cambian mucho con las traducciones en español: 

  1. “Aaron Loves Angela”
  2. “The Bellboy”
  3. “Chi-Raq”
  4. “Come and Get It”
  5. “Daratt”
  6. “Deacons for Defense”
  7. “Digging for Fire”
  8. “Inside Llewyn Davis”
  9. “Jayhawkers”
  10. “Jeannette: The Childhood of Joan of Arc”
  11. “Johnny Guitar”
  12. “The Liberation of L. B. Jones”
  13. “The Love Witch”
  14. “Mikey and Nicky”
  15. “Mommie Dearest”
  16. “Nightjohn”
  17. “A Quiet Passion”
  18. “Raging Bull”
  19. “The Roof”
  20. “The Shout”
  21. “The Spy Who Dumped Me”
  22. “The Strange Woman”
  23. “Uptown Girls”
  24. “You Are Not I”
  25. “You Only Live Once”

En el mes del libro pienso en el trabajo que están haciendo infinitas personas para que podamos tener títulos de calidad y a buen precio. Tengo una relación de amor odio con Amazon. Compro muchísimo por ahí, es rápido, con precios convenientes y las cosas me llegan muy bien a Chile, lo que no es poco decir. Pero cada vez que lo hago pienso que estoy dañando el comercio local y dándole más poder a esta mega empresa. En este sentido lo que ha hecho el escritor español Jorge Carrión, por su cruzada de no comprar más libros, ha sido muy valiente. Él publicó el libro “Contra Amazon” el 2019 sobre este tema y lo más increíble – es que nunca ha comprado nada en la gigante norteamericana. 

Con Cecilia de librería Palmaria.

Yo intento adquirir mis libros  en Chile. Creo que somos nosotros, los que vivimos aquí, los que debemos activamente fortalecer a las librerías independientes. Por eso, y ojo, no me pagan por la publicidad, te quería contar de mis librerías. La primera es Laberinto: tal cual lo dice su nombre, hay tantos libros que dan ganas de tirarse un piquero; librería Lolita, mi querido librero Pancho Mouat da un servicio increíble y ¡uf que sabe!; Catalonia, el librero Gerardo Jara lo entrevisté en el capítulo ocho y hace pocas semanas acaba de sacar un podcast sobre libros buenísimo que se llama “Lectura complementaria”; Qué Leo de Mall Vivo, dan un excelente servicio; Palmaria, la dueña es muy simpática, se llama Cecilia y tiene una selección potente; Bross con su librero Fabio Acosta, que es híper movido. Todas estas librerías son pequeñas, emprendimientos y que han realizado una feroz batalla por sobrevivir el Covid-19. Para mí constituyen un lugar mágico, un refugio y me dan aire para leer y respirar día a día. 

Además te cuento que conozco de cerca a la presidenta de los Editores de Chile, Francisca Jiménez, y el trabajo enorme y sustancial que están haciendo para sobrevivir a la vorágine de la competencia extranjera y de los grandes conglomerados es impactante. Aquí doy las gracias a ellos y a cada uno por posicionar el libro como un bien esencial y que nos sigan despachando, incluso durante las cuarentenas. 

En otro tema, acaba de salir un artículo en el diario El País vinculado con esto. La librería Bookshop, que funciona a nivel global ha ido más a la vanguardia y en España logró unir a las librerías independientes para generar una plataforma de compra. Así todas las librerías tendrán su espacio y se irán fortaleciendo por medio del canal electrónico. Quizás podríamos preguntarle a un librero qué opina de esto. Porque, en relación a esto, a los mercados y despachos, por ejemplo Amazon despacha 300 ejemplares en un día versus nuestras librerías locales que a veces solo despachan uno. Mientras sigamos con el Covid-19 debemos armar una nueva forma de vincularnos con las librerías, el escenario ideal, obvio, es ir a comprar físicamente, pero si eso no se puede, hay que adaptarse y apoyar a nuestras hermosas librerías.

En relación a mis lecturas, acaba de salir el último libro del escritor español Javier Marías, “Tomás Nevinson”, que es la continuación de “Berta Isla” publicado el 2017. Todavía no me decido a leerlo porque estoy con varias novedades en mi casa, pero sé que la escritura de Marías, tan intensa y original, es una jugada segura. Eso sí, tengo un problema: no sé si me cae bien el autor, lo encuentro un poco pedante, pero es tan lúcido que todo lo que escribe te deja ¡plop! Encontré este artículo en el Huffington Post que me encantó, una especie de diccionario personal de Javier Marías. Aquí unos ejemplos de sus descripciones:

  • Escribir: “Escribir ayuda a explicarnos a nosotros mismos”
  • Amor: “Lo extraordinario es que el amor sea correspondido. ¿Por qué diablos alguien a quien nosotros señalamos va a corresponder y, en caso extraño de que así sea, por qué ha de durar? 
  • Fealdad: “Ahora hay una fealdad industrial totalmente deliberada, como mercado. El valor que podía tener la fealdad de rebeldía, transgresión o de desafío se ha perdido y, en este sentido, ¿qué quedará dentro de dos mil años?
Esta vela la compré en la florería Josefina Araya.

Estoy agradecida: De que existen las velas con olores. Cada día enciendo una donde trabajo o bien, donde leo antes de dormir.

Algo que aprendí: Moldavia es un pequeño país de Europa oriental que aún tiene conflictos con su identidad nacional. Allí se habla rumano, pero el ruso es casi una primera lengua, fruto de la invasión soviética. La escritura Moldava, Tatiana Tibuleac, habla mucho sobre esto en su segunda novela.

Con mis alumnas del taller lectura “Mamma Mia” en que leímos «En el verano que madre tuvo los ojos verdes», de Tatiana Tibuleac.

Bueno, ojalá hayas disfrutado de estos descubrimientos. Y si puedes compra libros en librerías locales, apoyémonos entre todos.

Un abrazo para ti.

Lee. Escribe. Crea.

Karen

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn