#23 Diez ideas para que los jóvenes lean más y más libros

Escuchame en:

Comparte en tus redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Se viene el día del niño y te comparto mi experimento personal con mis hijos. 10 ideas para incentivar a los jóvenes a que lean más libros.

Una innovadora forma que te puede interesar.

Hola, hola ¿Cómo estás? 

Grabo este episodio número 23 hoy, viernes 31 de julio y  estoy feliz porque ¡se acabó la cuarentena obligatoria en varias comunas de Santiago! Lo primero que hice el martes pasado fue ir a correr a una plaza y ¡no lo vas a creer! Me sentí débil, hasta me mareé un poco, después de dos meses de correr en una cinta el cuerpo responde débilmente a la sensación de un entorno móvil. Lo importante es que de a poco volvemos a soñar y hoy los invito a eso mismo, a soñar con un reto lector para incentivar a tus hijos a leer más. Hoy te voy a contar lo que hice en el verano para incentivar a mis hijos, que son adolescentes, a que lean más libros y con esto me da la esperanza  de convertirlos en lectores.  Esta reflexión la hago especialmente por la fecha que se avecina, el domingo 16 de agosto es el día del niño, por esto me animé a contarles mi experiencia con mis hijos. 

Pero antes, como siempre:  Mi recuento personal

Ayer a las siete de la tarde terminé un ayuno que duró 25 horas. Es el ayuno de Tisha B’av , que es el principal día de ayuno y abstinencia del judaísmo. Los judíos estamos saliendo de un período triste de nuestro calendario, en el que históricamente han sucedido eventos trágicos de magnitud y ahora, luego de las 3 semanas, nos vamos como avión a otra etapa, ligada a la revisión y metas vinculadas con el año nuevo judío llamado Rosh Hashaná y Iom Kippur, Día del Perdón, que es otro ayuno. 

En otro ámbito, y como le contaba antes, el martes salí a correr a la calle por primera vez en dos meses y fue súper extraña la sensación, me sentí mareada, como si estuviera viviendo en una cuarta dimensión. Me imagino que el cerebro se va acostumbrando a ciertas realidades y pasé de ser corredora de exteriores a una de cinta durante 60 días. Ahora viene el período de la transición y a volver a preparar el cuerpo para volver a trotar al aire libre. 

Como les conté en el episodio anterior, en mi conversación con el escritor Marcelo Simonetti, estaba con una crisis de lectura y bueno, el tiempo no pasa en vano y ya he regresado a la “Karen lectora” y me divido mi tiempo entre Al filo de la navaja de William Somerset Maugham y Amigos de Charles Dickens . Terminé Bendición de Kent Haruf, que es uno de mis escritores predilectos, pero que desgraciadamente escribió muy poco y falleció a los 71 años. 

Dibujos de Hiroshima de Marcelo Simonetti

Les quiero contar que ha sido un hit el concurso de Dibujos de Hiroshima y hoy, ya llevo casi mil suscriptores en el boletín que envío dos veces al mes. Si no lo recibes ojalá te inscribas porque ahí te doy datos de películas, lecturas y contenido un poco más personalizado. 

Ahora vamos con esta aventura y las 10 maneras para incentivar que los jóvenes lean más y más libros

Te quiero contar la génesis de cómo nació la idea de este reto lector con mis hijos. Me lo tomé muy en serio. Todo comenzó con un posteo genial que leí del autor Dan Kois el año pasado en la revista Slate. Kois estaba preocupado de que su hija adolescente fuera a perder el amor por la lectura, ideó un reto lector. Le dijo a Lyra, una chica de 15 años, que le iba a regalar un viaje a Disney World si leía 25 de los 100  libros de la lista que él propondría. Si bien ella ya era  lectora, su papá deseaba que no perdiera el hábito ni la excitación por leer. 

En mi caso fue otro el objetivo: incentivar a mis hijos a que leyeran más libros.  Desde que me convertí en mamá -ohhh, hace 21 años y un poco más- me ha obsesionado la lectura. Fui la típica mamá empeñada que le leía cuentos en la noche o que iba a comprar libros bien seguido. Pero a medida que mis hijos fueron creciendo me iba dando cuenta que el terreno que había ganado en sus años infantiles se iba diluyendo con fuerza. Y bueno, qué les puedo decir, hoy cada uno se concentra en su teléfono como muchos adolecentes. 

Estábamos tomando un aperitivo con mis dos hijas y mi marido y les conté sobre el artículo de Kois. Nunca imaginé que mis dos niñas se iban a entusiasmar con sumarse a un desafío lector, pero así fue. De premio les ofrecí un viaje, pero sin un destino claro. Me llevó muchos meses armar la lista, porque no quería desperdiciar la oportunidad. ¿Cómo lo hice? Preguntando mucho, investigando en Pinterest, en sitios web de incentivo a la lectura, googleand, twitter y mucho más. 

Me costó bastante que mi segundo hijo, el de 17 años, se sumara porque se iba de viaje de estudios en el verano y era cero lector. 

Mi objetivo principal era crear un nuevo desafío: que mis adolescentes apáticos, que a veces veían la lectura como un lastre, vieran esta vivencia como algo divertido, y que descubrieran lo que sucede cuando nos sumergimos en la palabra escrita lejos, lejísimos de la pantalla. 

Las 10 ideas para incentivar que tus jóvenes lean son: 

1. Investiga: 

Es muy importante proponerle a tus hijos una lista que sea diversa, con textos de extensión disímil, es decir, algunos cortos, otros no tanto y uno solo largo. ¿Cómo hacer la investigación? A mí me resultó preguntar a otros jóvenes cuáles libros le habían marcado. Por ejemplo, hablé con mi sobrina Antonia, que hoy ya es grande pero que desde que tengo memoria ha sido una tremenda lectora. También  pregunté por twitter y tuve buena acogida.  

2. Un programa a la medida: 

Esto es básico, no le puedes dar lo mismo a una joven de 12 que a uno de 17 años. Además de que cada uno se divierte con temas distintos. Te recomiendo que converses con cada uno y entiendas qué es lo que sienten al leer, lo que más les cuesta o les gusta. Por ejemplo, a mi hijo mayor le cuesta mucho leer ficción y se le da más fácil la lectura en inglés.

3. Elegir todo tipo de lecturas: 

Historietas, cuentos, libros de ficción y no ficción, biografías, historia novelada, todo, todo cuenta, pero es importante que sea de común acuerdo. Por ejemplo, la novela gráfica Persépolis se la compré sin decirle nada a mi hija y le interesó mucho, no así al mayor. 

Persepolis Marjane Satrapi

4. Pon una meta y un plazo realista: 

Es muy distinto que el reto lector sea en doce meses que en tres. En el caso de los jóvenes es más práctico poner un período corto que uno largo.  En un comienzo había hecho una lista enorme de veinte libros para los grandes. Rápidamente me di cuenta de que era una locura. Por esto decidí bajar la cantidad de libros. Otro aspecto que me sirvió fue ir evaluando en el camino, ver cómo reaccionaba cada uno. 

5. No tener miedo a los clásicos: 

Por lo general uno cree que en la literatura juvenil solo funciona lo más nuevo o lo súper ventas, pero no es cierto. Descubrí que a veces lo que mejor resultados da, o más sorprendentes son libros que se publicaron en el 1950 y tanto… ¡en serio! 

6. Ocupar #readingchallenge en Twitter y en Goodreads: 

Si bien a veces puede ser abrumador el exceso de información sobre libros juveniles, sí ayuda como referencia ver lo que otros están haciendo. A medida que te vayas acercando a fin de año van a salir más ideas, pero son una excelente plataforma para integrar títulos e incentivos. Incluso hay retos lectores que son cortos, de una semana, de días o en específico de un autor/a. 

En español el #desafiolector no funciona tan bien. Pero en Goodreads (que es una web, que se basa en una comunidad que lee y permite a los usuarios darse de alta y seleccionar libros del catálogo de la propia página para crear sus propias «estanterías digitales». Esta plataforma hace un tiempo la compró Amazon). En esta web puedes encontrar muchos retos lectores. De hecho, yo misma me creé mi propio desafío y en diciembre me propuse leer 60 libros durante el 2020… dudo que lo logre, pero igual es interesante desafiarse. Para entender cómo funciona Goodreads lo mejor es inscribirse y empezar a usarla. Por ejemplo, mi sobrina Antonia, que te hablé al comienzo, es bien activa y Gerardo Jara, librero de Catalonia que lo entrevisté en otro capítulo de mi podcast también. 

7. Atrévete a innovar: 

Mi sueño era que se divirtieran de otra forma, que la lectura los llevara a otros lugares y que los entretuviera. Pero los adolescentes son un desafío y ¡más si son tus hijos! Yo quería que hicieran un collage con los que más le habían gustado, o pintaran algo hasta hicieran una dramatización. Nada de eso sucedió, pero si en tu familia son entusiastas y creativos, te lo aconsejo muchísimo. 

8 .No te pongas tipo policía y ansioso: 

Es decir, déjalos que ellos tengan el poder de decisión y no los estés supervisando. Una excelente estrategia es preguntar qué leen, lo que les ha gustado, de qué se trata. En la transcripción en mi website  te dejo el listado de lecturas juveniles que le di a cada uno de mis hijos.

9. Abre la conversación: 

Ojalá que el tema salga naturalmente en encuentros familiares y de amigos. Es decir, contar con orgullo lo que ellos están logrando y conversar con otros jóvenes sobre el tema, que sepas que la opinión de los pares es muy, muy importante en esto. Son súper inteligentes y rápidos, no les gusta que los ocupen como un trofeo, pero sí con esto se pueden sentir parte de algo bueno que están haciendo. 

10. Un premio: 

 Y no es broma, algo que realmente los haga soñar con cumplir el objetivo. En mi caso el famoso viaje nunca se cumplió, pero me da la sensación de que fue un elemento que los ayudó a partir. Obvio que no tiene que ser un viaje, pero algo que para cada joven sea significativo. 

Resultados:

Primero, y muy importante, antes que el resultado lo importante es el proceso. Si el desafío dura un par de meses vas a ver que tus hijos vivirán todo tipo de sensaciones, como por ejemplo: una tremenda motivación, desgano, flojera y buscarán excusas como “solo leo de noche” o “si leo me da sueño”. Pero descubrí que el mejor ejemplo es que debes leer al mismo tiempo que ellos. 

Segundo, no te desalientes y no muestres la ansiedad, muchos de los libros no los terminaron o ni siquiera los leyeron. Pero hubo algunos que se los devoraron. Puedo decir que después de meses, en que batallaron, estuvieron furiosos conmigo hasta que  me dijeron que el premio no importaba y la verdad ¡así fue! Logré mi principal objetivo: que mis hijos disfrutaran de la lectura y se convirtieran en lectores. 

Y sobre todo el cambio de mi hijo mayor ha sido notable. Claro, uno nunca sabe si es solo porque se involucró en el desafío de leer 15 libros o porque algo le hizo clic en el cerebro. Pero este año ya lleva más de 8 libros y ya no es extraño verlo con uno en la mano. 

La menor por su parte, que está entrando en plena adolescencia, se ha devorado la serie Torres de Malory de Enyd Blyton, una escritora que es súper prolífica. A mí me marcó cuando chica. Me costó mucho conseguir los libros en papel y los busqué por todos lados: librerías chilena, Buscalibre, Amazon. En plena cuarentena encontré el número 5 en librería Catalonia. 

Mi hija de 15 años leyó mucho, y libros clásicos como la detective Nancy Drew, que es un personaje creado por el escritor estadounidense Edward Stratemeyer . También se leyó completo Persépolis, una novela gráfica autobiográfica escrita e ilustrada en blanco y negro por Marjane Satrapi. que lo compré en México y ahora ha vuelto a estar en las librerías chilenas. La letra es muy chica, casi que había que leerlo con lupa. Otro que le fascinó fue La casa de Mango Street de Sandra Cisneros. Y algo que me sorprendió fue que ella no quería leer a Harry Potter y los tenía guardado en la repisa (mi hijo mayor se lo había devorado) a la espera de que alguien lo cogiera. Y ella leyó los 6 tomos. ¡Dime si eso no es genial!

Las claves del éxito en esto es crear una buena lista de libros, un buen incentivo y ser bien persistente. El afán no es obligarlos sino que ellos sientan que pueden elegir. Obviamente me quedaron muchos títulos pendientes, pero tienen toda una vida por delante. 

Si quieres ayuda, consejos, me puedes contactar en mi correo electrónico y en la transcripción te voy a dejar la lista completa.

 Ah, súper importante, en el próximo capítulo tengo una tremenda entrevistada ¿viste la serie El Presidente? ¿La Jauría? Bueno, aquí conmigo vas a conocer a la directora ejecutiva de Fábula, la productora que está detrás de este éxito Ángela Poblete, y eso sucederá en dos semanas más, el 17 de agosto. 

¿Cuál libro te marcó en tu niñez o adolescencia? 

Déjame tu comentario en mi página o escríbeme un correo, en Instagram o Facebook. 

Lee, escribe y crea. 

¡Cuídate!

Chaooooo

Lee. Escribe. Crea

Lista de libros sugeridos para incentivar la lectura en los jóvenes (ojo, me los han recomendado)

10 a 12 años

  • Percy Jackson  (saga, Rick Riordan)
  • Una arruga en el tiempo (Madeleine L´Éngle)
  • Una serie de eventos desafortunados (Lemony Snicket)
  • Torres de Malory (saga, Enyd Blyton) 
  • Spinning
  • Crónicas de Narnia (saga, C. S. Lewis) 
  • Anne de Green Gables (saga, Lucy M Montgomory)
  • Julio Cabello (Esteban Cabezas)
  • Miss Peregrine (Ramson Riggs) 
  • Charlie y la fábrica de chocolate (Roald Dahl) 
  • Mujeres bacanas (varias autoras) 
  • Libro de la fantasía (cuentos de Giani Rordani) 

14 a 16 años

  • Eragon (saga, Christopher Paolini)
  • Perpespolis (Marjane Satrapi) 
  • Antes que fuéramos libre (Julia Alvarez)
  • La casa de Mango St (Sandra Cisneros)
  • El curioso incidente de un perro en la noche (Mark Hadden) 
  • El jardín secreto (Frances H. Burnett) 
  • La buena tierra (Pearl S. Buck) 
  • Stargirl (Jerry Spinelly) 
  • El túnel de (Ernesto Sábado)
  • Harry Potter (saga, J. K .Rowling) 
  • El club de la buena estrella (Amy Tan) 
  • Mujeres en la ciencia (varias autoras) 
  • Lo que el viento se llevó (Margaret Mitchell)

16 a 18 años (muchos del listado anterior sirven aquí y viceversa) 

  • Novela de ajedrez (Stefan Zweig)
  • Harry Potter (saga, J.H Rowling) 
  • Perspépolis (Marjane Satrapi)
  • Crónica de una muerte anunciada (Gabriel Garcia Marquez) 
  • 12 cuentos peregrinos  (Gabriel García Márquez) 
  • A sangre fría (Truman Capote) 
  • Maus (Art Spiegelman) 
  • Taipan (James Clavele) 
  • Una educación (Tara Westover) 
  • Armas, gérmenes y acero ( Jared Diamond) 

Ideas para que ellos participen en elegir los títulos

  • Libro de amiga/o 
  • Ir a la bibioteca
  • De la misma biblioteca de la casa
  • Uno que comenzó y no ha terminado
  • Novela histórica
  • Biografía 
  • Clásico
  • Con menos de 100 páginas
  • Con más de 150 páginas.