#13 Entrevista Celular a Marco Antonio de la Parra

Escuchame en:

Comparte en tus redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

En este el episodio 13 de Celular: un llamado a la creatividad entrevisto a Marco Antonio de la Parra, psiquiatra, dramaturgo y escritor. Un encuentro íntimo para conocerlo en su faceta profesional y personal.

Hola, ¿cómo están? ¿ cómo estás? Grabo este episodio hoy miércoles 1 de abril. ¿Cómo ha estado tu semana? ¿cómo te sientes? ¿Cuáles han sido los desafíos?¿Qué cosas nuevas estás descubriendo ?  La entrevista de hoy con Marco Antonio de la Parra la grabé hace una semana. La grabamos como hace 10 días cuando, sabíamos que iba a venir el confinamiento pero todavía no era un hecho. La verdad que para mí Marco Antonio es una persona muy importante en mi vida, ha sido mi mentor, y sin él no habría publicado mi primera novela, Respirar bajo el agua. 

También van a ver que modifiqué algo el formato de las preguntas de la entrevista Celular ly me estoy enfocando en hacer preguntas profundas, un perfil del escritor y de la persona. Ya no tendremos este cuestionario rápido de la primera parte. Ojalá les guste. Me cuentan como siempre.

A Marco Antonio de la Parra lo conocí en el 2008, varios años ¿no? Me sumé a su taller literario en la casa de Luis Thayer Ojeda. Fue una experiencia potente. Iba todos los miércoles en la mañana. Aprendí de un profesor increíble porque no solo me introdujo en el mundo de la literatura, sino que de la lectura. En el 2011 inicié otra etapa con él. En el 2011 inicié otra etapa con él. Ya no iba más a su casa en Luis Thayer Ojeda, sino que a su consulta. No a terapia, podría ser una especie de terapia. En realidad él era del que me iba haciendo el seguimiento, orientando de cómo escribir la novela, Respirar bajo el agua.

Les puedo prometer y estoy 100% segura de que fue un trabajo súper minucioso. Ir cada semana, revisar cada capítulo, ver el tono, la narración, la estructura. No saben todo lo que yo aprendí. O sea, todo lo que yo invertí en eso es alguno de los frutos que yo estoy viendo hoy y espero seguir viéndolos. Porque para trabajar un escrito de verdad hay que tener una paciencia enorme y ser medio obsesivo. Y eso lo aprendí en esa consulta en Providencia, por Pedro de Valdivia.

Con Marco Antonio de la Parra es imposible aburrirse. Porque no es solo de psiquiatra, dramaturgo y escritor, es un lector voraz, de verdad. Yo nunca había conocido a alguien que leyera tanto en tan poco tiempo, tantas cosas al mismo tiempo, y además, no lo puedo creer, se acuerda de lo que lee. Si no todavía no ubican quién es. ¿Vieron La secreta obscenidad de cada día? ¿Han escuchado sobre esa obra de teatro? Una obra de teatro importante en la historia de Chile, que  marcó un hito en la historia del teatro chileno en la en los 80.  Años complejos. Si no la han visto ojalá que la vean. El año pasado la volvió  a poner en escena junto a su partner, León Cohen y fue un éxito rotundo. 

Los temas recurrentes de Marco Antonio de la Parra

Los temas de Marco Antonio de la Parra son sus obsesiones artísticas, están relacionados con la memoria. Con la memoria chilena, con lo chileno y los traumas sociales.  Entonces me imagino que en poco tiempo más vamos a ver cosas , reflexiones sobre todo lo que pasó el año pasado, sobre la crisis social que estuvimos viviendo y bueno, lo del Coronavirus.

Él es intenso. También le gustan los narradores intensos, y desde siempre desde que estaba estudiando en la Universidad de Chile, medicina, ha estado involucrado en la cultura. Tres veces ha sido finalista del Premio Altazor, más de una, más de dos, más de tres creo si no me equivocó ganó el Premio del Consejo Nacional del libro y también prestigiosa Beca_Guggenheim ¿está bueno o no? . 

En una entrevista que le hizo Luis Mario Venegas para fundación La Fuente, se declara un bibliófilo. Cuando quiero saber de novedades, no sé qué leer y me quiero enterar de las últimas novedades ahí está el Whatsapp me pone una lista interminable de libros. Si quieren escucharlo y verlo, sigan el programa de libros Al fin del mundo de la radio Bío Bío.  que ahí está siempre con Ana Josefa Silva, que además pasa por ser su señora, o sea, están casados. Y a veces coincide María José Navia, escritora chilena otra lectora empedernida que entrevisté en el episodio #6 .

Novedades en entrevista Celular

Otra novedad que les tengo es que la a entrevista con Marco Antonio de la Parra la dividí en dos partes. Hoy haremos el primer episodio y el otro miércoles el segundo. ¿Por qué no jueves? Porque el jueves no estaré conectada porque es Pesaj, estaré en modo PesajPesaj es una fiesta judía -para los que no saben- en la que celebramos la salidad de Egipto, de la esclavitud. Es la fiesta de las plagas. ¿Coincidencia? No, no lo creo, hay un mensaje que D-s nos quiere mandar. Ustedes saben, siempre pienso que las cosas no son por nada.

Y todo esto me lleva a preguntarme ¿cuál es mi plaga? ¿qué es lo que me impide vivir libremente? Es algo relevante hoy, ¿no lo creen? 

Además me propuse aprovechar el confinamiento para cumplir sueños. Sí, sueños. Por eso ya estoy cumpliendo uno. Como fue mejorar mi huerta, tomar una clase de huerta con Michelle que la contacté en su cuenta de Chile Huerta en Instagram y ahí les voy a ir contando si aprendo, cómo aplico estos conocimientos.  Se las recomiendo.

Otro sueño que por fin estoy armando un taller literario para adultos. Era una de mis metas para el 2020 pero estaba esperando el mejor momento.Les debe haber llegado el newsletter a los que están suscritos la invitación. Parto el otro lunes. Es un espacio seguro y de creación. Algo que yo l puedo aportar

MIs días se pasan volando, Sigo editando la Llamada silenciosa, pero me cuesta, le encuentro mil defectos. Pero tengo que tener fuerza.  

El grupo privado de Facebook con ejercicios de la pandemia. Porque está funcionando y ha sido impresionante las respuesta de las personas que están inscritas. También los comentarios sobre Ensayo sobre una ceguera que comenté último episodio de celular con Ensayo sobre la ceguera de José Saramago

He visto que muchos se preguntan qué leer y hay un montón de libros electrónicos gratis. Vayan visiten  página karencodner.com y justamente en el posteo del 19 de diciembre, sobre regalos recomendados, Marco Antonio propone la lectura de La única historia de Julian Barnes, La belleza del marido de Anne Carson y El sistema del tacto de Alejandra Costamagna. El sistema del tacto de Alejandra es excelente. 

Bueno, los invito a escuchar la entrevista Celular con Marco Antonio de la Parra. Ojalá la disfruten.   

La entrevista Celular a Marco Antonio de la Parra

K: Querido Marco Antonio, ¿cómo estás?

M: Bien. ¿Cómo te va? Tanto tiempo

MA: Años

K: Años

K: Uf Dime una cosa, ¿que te estoy interrumpiendo?

MAP: En este minuto, lecturas. Solamente, las que puedo concentrarme a medias digamos con la peste, y viendo un borrador de novelas que ha tenido ya su tiempo y que estoy retomando porque se llenó de sentido la novela, entonces en eso estamos.

K: Pero previo a la peste, ¿en qué estabas trabajando?

MAP: Estaba trabajando en una obra de teatro El diván de Beckett. Una obra sobre el psicoanálisis de Samuel Beckett que estuvo dos años en psicoanálisis, y fue muy especial, y hay muchísima documentación que conseguí sobre lo que había sucedido esos dos años entre él y su psicoanalista, que resultó ser un reputado aportador al psicoanálisis contemporáneo. No es Freud ni es Lacan, no es un  pop star del psicoanálisis, pero sí un hombre muy aportador. Y que hace algunas referencias breves a Beckett en sus cartas a este psicoanálisis.

K: Marco Antonio ¿hace cuánto nos conocemos?

MAP: Uff, muchos. Yo creo que unos quince, aprox.

K: 008.

MAP: Doce años, sí tienes razón. El 2008

K: El primer taller que fue contigo ¿te acuerdas algo de ese taller?

MAP: No, no mucho (se ríe). Ha pasado mucho tiempo.

K: Pero te acuerdas donde era? En qué casa era? Porque yo ..

MAP: Sí, en Luis Thayer Ojeda, estaba ahí en ese tiempo. Yo iba a la Finis Terra que quedaba cerquita.

K: Y Marco Antonio, tú siempre has tenido un vínculo importante con España…

MAP: Sí claro, desde que viajamos, hace muchos años, en el ´87, con obra La secreta obscenidad de cada día y nos fue muy bien. Fue un momento muy especial ese, de ofertas internacionales, de cosas que ahora si hubiera online habría podido continuar. Era muy difícil volver a Santiago, mantener mi rol de psicoanalista y además estar produciendo cosas para España, en ese tiempo era muy difícil. O sea todo era… ni Fax en el ´87. Todo eso se diluyó.

Todo eso se diluyó y después me enviaron de delegado cultural el ´91 a Madrid. Y ahí ya logré amigos, seguí yendo, luego conocí a la madre de mis hijos digamos, estuvimos en pareja varios años, como diez, ocho, ocho ,y luego back to Chile y contactos a España de vez en cuando. Hay un hijo mío que está haciendo un mágister, encerrado con su mujer en Madrid, en arquitectura, y todos mis hijos quedaron muy enganchados con España, es muy fácil engancharse.

Veía uno de estos videos temibles digamos de que se han mostrado estos días, Madrid vacío, totalmente vacío, gente en cuarentena, una sensación de catástrofe muy grande digamos. Como alguien hizo un chiste por ahí en Twitter emm “van a tener problemas las editoriales para cambiar libros que van a llegar sobre en la peste el próximo año” .

K: Sí, absolutamente.

MAP: Va a haber que elegir ahí con cuál te quedas digamos.

K: ¿Y con cuál libro de la peste te quedas tú hoy, de los que has leído? Porque tengo que decir que Marco Antonio es la primera persona, aparte de ser un maestro para mí, es un lector voraz, voraz, voraz. qQue me has enseñado muchísimo cómo leer y elegir los títulos. ¿Con qué títulos te quedas de la peste?

MAP: Mira, curiosamente me quedo con un texto teórico, que es el Teatro de la peste de Antonin Artaud. Que es un texto teórico que ve la potencia que cobra el teatro en tiempos de peste. Es un texto muy especial para todo el mundo del teatro. La peste de Camus es un libro que encuentro muy aburrido (se ríe) que ha salido a flote. Creo que es lo más débil de él.

K: ¿Leíste Ensayo sobre la ceguera?

MAP: Puede ser una alternativa.

K: ¿Y cómo vives tú esto, cómo lo estás viviendo? Cómo estás viviendo este confinamiento, que casi podríamos decir que es un argumento de novela.

MAP: Sí claro que es. Mira, pausadamente. Me cuesta todavía concentrarme… Desde el 18 de octubre para adelante ha sido muy difícil tener una vida cotidiana.

Esto arma una vida cotidiana en casa, indoor, al extremo, o sea, pero no me extraña por ser lector y escritor estar a solas digamos. Y lo otro que hago es online, atender la consulta. Aproximadamente 60-70% de los pacientes aceptaron seguir online, otros se sintieron extraños, pero algunos han llamado y dicho “no sigamos online porque esto va a durar mucho rato y va a interrumpir mi terapia” pero yo diría que hasta ahora me ha venido bien, o sea para poder irme sentando en lo que tengo que trabajar. Te obliga a sentarte digamos, es lo primero que uno recomienda a todo el mundo, que puedan armarse no? ducharse en la mañana, tener rutina, como si uno fuera al trabajo. Evitando el miedo que es lo más complicado.

K: ¿Ves el miedo en tus pacientes?

MAP: Sí, muchísimo miedo. A mí también. A la medida que uno se va encerrando en estas torres uno va sintiendo menos miedo, pero uno dice “bueno, los demás, los que tienen que salir a la calle”, los que trabajan con gente, están asustados, están asustados económicamente, el golpe económico que esto va a ser, monstruoso. Y estamos viviéndolo.

K: ¿Y cómo podrías definir tú tu miedo?

MAP: Más como un miedo, es desconcentrado, que es otra cosa, miedo por olvidar de preguntarme “bueno, ¿me va a tocar adulto mayor? Si me toca, ¿cómo me toca? De repente, los primeros días había mucha fantasía con los respiradores, y mis sueños eran extrañísimos al respecto, ya no me acuerdo mucho, pero el fantasma del respirador ¿no? Esto que ha pasado en España, en Italia, no hay respiradores, hay que elegir, y eligen a los jóvenes, en algunos hospitales digamos. Esta sensación macabra, vamos a ver cómo se da. Así lo estamos viviendo.

Estoy escribiendo algo que tiene remotamente que ver con eso, tiene que ver con algunas pintas digamos de lo que significa un hombre de 70 años, yo no he cumplido setenta pero cuando termine la novela lo voy a hacer (se ríe) que mira hacia atrás, su estadía como agregado cultural en España, pero también es un personaje que no soy yo, que a su vez está escribiendo una novela sobre la Constitución del ´33, de 1833 y la anarquía que hubo en Chile, pero como un extranjero que está vendiendo telas.

K: Como todas tus narrativas siempre ligas a la política, a la historia y a la actualidad.

MAP: Sí, es inevitable. A no ser que sean libros para muchachos, que tenga que ver también con todo lo que ha pasado, han estado muy involucrado los chicos.

K: Pero dime una cosa, hablaste de lo del 18 de octubre, lo de ahora, ¿cómo nos vamos a sobreponer a todo esto? ¿Cómo vamos a sanar todos estos miedos y lo que se venga? ¿Cómo lo ves ?

MAP: Mira, la peste viene a enseñarnos solidaridad, que era algo que estaba faltando en este país digamos, se había instaurado el odio, el resentimiento. Se había instalado una forma de relacionarnos muy tensa, y todavía hay restos, que puede ver uno en las redes sociales. Pero esto instala la necesidad de plantearse juntos, obedecer una la autoridad, organizarse, poder pedir a lo mejor que que se discute pero ya no la violencia que vivimos, fue espantosa, o sea por 5 meses que no se sabía de dónde se salía de esto.

“La peste viene a enseñarnos solidaridad, que era algo que estaba faltando en este país digamos,
se había instaurado el odio, el resentimiento. ”

K: Yo no sé si tu te acuerdas pero el día que estalló todo esto, una de las personas a la que le escribí fue a ti. Yo estaba completamente sobrepasada, te escribí, mi hijo mayor estaba en Estados Unidos y decía “cómo alguien puede estar tan lúcido en un momento de tanta poca lucidez” decía yo.

MAP: Claro.

K: Pero la fuimos perdiendo Marco Antonio

MAP: Sí, de todas maneras. Fue una cosa… fueron meses muy raros, extraños. Por eso me interesé mucho en revisar otras anarquías chilenas. Me puse a leer desde la revolución francesa hasta las anarquías de Chile, los giros históricos. Qué estaba pasando, cómo se gesta la revolución de independencia latinoamericana, cómo se gestan los momentos críticos de los países cuando redefinen sus destinos. Como el libro de Simon Schama, que es muy bonito, Ciudadanos, un libro extenso sobre un análisis a todo dar, no simplemente de fechas o hechos sobre la revolución francesa, y así sucesivamente, o sea leer para que alguien te ayude a pensar.

Al final, sigo creyendo que pensar es lo único que cambia verdaderamente, pensar, no racionalizar. Pensar, tomar contacto con las emociones, poder convertirlas en palabras y salir de lo traumático. Han sido meses muy traumáticos y van a seguir siendo.

K: Pero lo terrible es que no alcanzamos a superar el trauma de lo que nos estaba pasando y cuando caemos en otro.

MAP: Así es. Yo no sé si uno va a ser terapéutico para el otro. Porque uno era un lenguaje de odio y de separación y este es el lenguaje de juntarnos para poder realmente salvarnos, y es mundial.

K: Ahh, es buena esa. Es la antítesis digamos.

MAP: Claro. Eso puede producir un proceso de reflexión muy serio respecto a lo que significa ser país, eso se veía destruido totalmente.

Crean una serie de confusiones muy feroces en el lenguaje, un lenguaje habitado por los maniqueos, por la rabia digamos, un lenguaje que era más límbico, no en la corteza frontal limpia, sino una cosa medianamente pasional, arrebatada. Por lo mismo muy atractiva para los jóvenes, porque era con mucha pasión, pasión eso sí que estaba contaminada con sentimientos muy peligrosos, belicosos, terribles.

K: ¿Lo viste en tus estudiantes, en la universidad la Finis Terrae?”

MAP: No alcancé porque se fueron a paro. Pero veía los textos que alcanzaron a entregar. La generación más joven veía, creía en este discurso, esta visión de la historia convertida en un túnel, solamente estaban estos relatos, relatos muy escasos, y muy dramáticos, y muy peligrosos.

“Al final, sigo creyendo que pensar es lo único que cambia verdaderamente, pensar, no racionalizar. Pensar, tomar contacto con las emociones, poder convertirlas en palabras y salir de lo traumático. ”

— SOBRE EL TRAUMA, MARCO ANTONIO DE LA PARRA

K: ¿Cuál es el minuto que, hablando del miedo, en que minuto sentiste más miedo con el estallido social?

MAP: Mira desde el comienzo tenía la sensación de que se venía algo que no se iba a controlar. O sea esto iba agudizándose, y por supuesto la noche en que se decidió el plebiscito, quizás haya sido el momento más álgido. Luego venía un cansancio, y mezclado con rabia y molestia y todo lo que pude haber tenido de esperanza en el momento, de “bueno esto va a servir para que se resuelvan situaciones de diferencia social importante”.

De que hay cosas que hacer hay cosas que hacer, pero eso se giró hacia la violencia, hacia el odio. Ya no era una circunstancia de “mira tenemos que revisar ciertas cosas que el neoliberalismo no resuelve solo”, y que requiere un estado distinto, requiere un planteamiento distinto.

K: Ahora que estoy hablando contigo, me acuerdo de cuántas conversaciones tuvimos nosotros mientras revisábamos el Respirar bajo el agua sobre temas sociales, política contemporánea, contingencia nacional, ¿Cómo ves tú esta cosa, esta violencia comprimida que es casi un germen que de repente explota, nos llega como una bomba? ¿Cómo lo ves tú desde tu mirada artística, profesional, personal?

MAP: Mira es, es la horda, la realización de si había funcionado en Chile de manera muy contenida, muy a la chilena, resentidos, o hacia adentro. De repente estalla un estilo que ha estado otras veces en la historia de Chile. Son tremendas en nuestras épocas que creemos asociar una democracia de tantos años. No están asociadas a momentos muy violentos. No, está muy relacionado con la historia de Chile y con las rebeliones, que son tremendas en este, en nuestras… las épocas que le hemos asociado la democracia tantos años, están protagonizadas por muy violentos, sobre todo a comienzos del siglo XX, fueron muy violentos.

Entonces uno dice “¿En qué momento va a venir de nuevo esta explosión de la multitud? La muchedumbre. La muchedumbre funciona con las reglas de la psicología de masas, mientras más gente está involucrada, el discurso es más pobre, se cae en frases y lugares comunes y eso lo hace muy peligroso.

“La muchedumbre funciona con las reglas de la psicología La muchedumbre funciona con la psicología de masas, mientras más gente está involucrada, el discurso es más pobre, se cae en frases y lugares comunes y eso lo hace muy peligroso.”

K: Pero ¿cómo veías la salida Marco Antonio? Antes de que pasara todo esto, antes de la peste ¿cuál era tu salida?

MAP: Yo pensaba que se tenía que pasar por un momento más depresivo, que a alguien se le ocurrió darse cuenta que nos estábamos haciendo daño, nos estamos sacando los ojos. Pero no sabía cómo. O sea realmente yo creo que… Alguien por ahí me decía “esto tiene que… solo lo va a curar un milagro Vaya milagro que llego digamos.

Cómo se detenía una lógica de agresión, una lógica arrebatada, una lógica compleja, una lógica en que se mezclaba el resentimiento y la esperanza, uno decía “qué banderas son estas” con lo que se habla tanto las democracias liberales, el decaimiento de éstas por debajo de la producción. Esto es mundial. En algunos países más violento que en otros.

Y a nosotros nos tocó una violencia muy particular, porque somos un país que cuando dispara la violencia siempre es en extremo. En eso nuestra historia completamente. Podemos pasar con varios gobiernos medios dormidos y de repente viene esta explosión. Y nos tocó a nosotros esta generación.

K: ¿Cómo fueron tus noches? Porque… Cómo fueron?

MAP: Inquietas, insomne… Tomando notas, porque yo sentía que esto no se puede publicar hasta después que pase mucho tiempo. Estaba haciendo una especie de ensayo con un colega, psicoanalista, pero depende de ti mismo. Nos dijimos “mira aquí hay que parar y hay que ver cómo sale esto.” O sea, sabemos cómo se entra pero este territorio en que la violencia imperó, solo podía ser detenido con una gran, gran catástrofe. O sea los físicos lo dicen: para pasar de un sistema inestable a un sistema estable, hay que atravesar una catástrofe. Creíamos que la catástrofe era la anterior y no esta es la catástrofe. La que define situaciones.

K: Tú naciste el año ´52, tú has vivido…

MAP: Sí claro, me tocó vivir el golpe militar, vivir toda la dictadura, estuve metido en el NO, fui agregado cultural de Aylwin, estuve metido en esa político hasta que me salí porque no es lo mío. Me metí en cosas más culturales, de analista, a la consulta y en eso estamos.

K: ¿Y qué es lo tuyo Marco Antonio? Porque si yo te veo a ti, yo veo a un hombre altamente creativo, inquieto, con múltiples intereses, profesiones porque eres dramaturgo, literato, psicoanalista, futbolero.

MAP: Sí pero eso menos, o sea (riendo) eso sí que es lo menos. Apasionado por las cosas que hago. Eso te diría yo que es lo mío básicamente. Tengo la suerte de que las cosas que hago me gustan, y siempre me he preocupado de la historia de Chile, eso de todas maneras.

Lo que vas a escuchar en el próximo capítulo Celular una llamada a la creatividad

Tal como les dije al inicio la segunda parte de la entrevista a Marco Antonio de la Parra va a parecer  el próximo miércoles 9 de abril. Acuérdate que el jueves 10 de abril voy a estar desconectada del mundo y de las redes. En ella Marco Antonio nos cuenta sobre su padre y su madre, la vejez, el Alzheimer y sus temores.  Vamos a conocer en su faceta personal, la mirada de un hombre que todavía no llega a los 70 pero que ha vivido una vida bien vivida. 

Como siempre yo les dejo aquí los links y los invito . Comenten esta entrevista, comparte y le pongan estrellas en la aplicación que la estén escuchando.  Entiendan que necesito la energía de ustedes, no sé, entiendan, ¿ o sino cómo voy a seguir en este proyecto? 

“Apasionado por las cosas que hago. Eso te diría yo que es lo mío básicamente. Tengo la suerte de que las cosas que hago me gustan, y siempre me he preocupado de la historia de Chile, eso de todas maneras.”

— LO QUE DEFINE A MARCO ANTONIO DE LA PARRA

Pero lo más importante, ¡cuídense! Llamen por teléfono a sus amigos, papás, a tus abuelos. Sigamos acompañándonos com podamos. y al que sea, sigamos fuertes y los espero la otra semana en el próximo episodio Celular una llamada a la creatividad 

Chaoooooo   

¿Viste La secreta obscenidad de cada día? Cuéntame aquí abajo

Chile Huerta

Entrevista Fundación la Fuente

Episodio Celular #6 con entrevista a María José Navia

Programa Al fin del mundo