Un nuevo año judío: Rosh Hashana

   tovah

    En pocos minutos comienza el año nuevo judío, Rosh Hashana. Justamente, cuando se ponga el sol, cuando el cielo se corone de estrellas iniciaremos un nuevo ciclo, estaremos en el 5776. Hoy celebramos la vida, la creación del primer hombre y de la primera mujer.

    Es renovación y esperanza. Es la vida.

    Sin duda el 5775 lo recordaré como un año de desafíos y logros de índole literaria. No sólo inicié este blog –lo que ha sido un gran ejercicio de escritura y de abrirme a nuevos horizontes- sino que también publiqué “Respirar bajo el agua”.

    Sin desafíos no crecemos, dejamos de prosperar. A veces nos podemos sentir un poco estancados, sin energías y viviendo bajo la amenaza de un horizonte plano.

    Para salir de ese estancamiento, hay que volver a pensar en grande, permitirse soñar, saber que la vida se compone de instantes que se convierten en hechos y luego, en etapas.

    Parece que esto de finalizar un año y comenzar otro me obliga a detenerme y a ver dentro de mí.

Ten una lectura propia.