Quiero de vuelta mi Santiago: sin esmog ni delincuencia

stgo

    Queridos amigos lectores, este fin de semana es largo en Chile y con eso, esperamos, que mejore la contaminación. Hemos tenido días muy complicados, a todos nos afecta, es como vivir en una nube gris que te envuelve por completo, es lo mismo que sumergirse en un mar contaminado.

    Esto me lleva a mi infancia, cuando Santiago era tan distinto. A los que nacieron en la década de los noventa les debe costar comprenderlo, pero para mí ha significado aceptar una metamorfosis maligna, una gran perdida. Sé que nuestra capital ha mostrado infinitos avances, sé que todos vivimos mejor, lo sé, pero de todas formas no puedo dejar de sentir esta rabia: que nos acostumbremos  a vivir en una cárcel.

      Una prisión no solo del esmog, sino que también de los delincuentes. Vivimos en el mundo al revés, ellos –los delincuentes, los narcotraficantes, los mecheros- andan libres y nosotros debemos recluirnos en casas con alarmas, con alambres de púas electrificadas, con susto de que nos roben la cartera o que nos asalten en la noche. De verdad, siento que no podemos acostumbrarnos a esta situación, ¿Queremos acaso convertirnos en México donde las personas andan en autos blindados? ¿O que importemos los secuestros express de Argentina? ¿Es acaso este el país que deseamos?

    He pensado en escribir un manifiesto y repartirlo por doquier. Me encantaría que las palabras tuvieran fuerza, que las cartas a los periódicos impactaran, que por fin, por fin recuperaremos la ciudad. Porque Santiago es linda, cada día más, pero con este ambiente, que nos afecta a todos; supongo que cualquiera que se siente vulnerado en sus derechos más básicos está igual de desencantado.

     Ojalá que pronto recuperemos nuestras casas, nuestros cafés y plazas. Espero de todo corazón, que las noches sean tranquilas y todas las personas de bien prevalezcan. Y que por fin el aire sea puro como el de los cuentos.

    O ¿es demasiado lo que estoy pidiendo?

Ten una lectura propia.

One Reply to “Quiero de vuelta mi Santiago: sin esmog ni delincuencia”

  1. Absolutamente de acuerdo, en estos momentos es la delincuencia la que manda nuestras vidas, nos hace encerrarnos cada vez mas, proteger nuestras casas como cárceles y no estar tranquilos ni cuando contestamos el teléfono.es realmente alarmante lo mal que esta hoy Santiago.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *